Ojo con la bulimia

DR. Fausto de Jésus Morfín Herrera

Es importante que tanto padres como amigos estén alerta a la aparición de indicios que den cuenta de la existencia de este trastorno

Conocida como bulimia nerviosa,es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por episodios de ingesta descontrolada y desmesurada de alimentos. Generalmente, estos episodios vienen acompañados con una posterior provocación de vómitos o consumo de laxantes para expulsar los alimentos del cuerpo, y subsecuentes sentimientos de culpabilidad y de vergüenza.
En este sentido,existen dos tipos de bulimia nerviosa: de tipo purgativo y de tipo no purgativo. En la primera, la persona se autoinduce el vómito o emplea laxantes o diuréticos para expulsar la comida. En la segunda, el individuo opta más bien porayunar o realizar mucho ejercicio los días siguientes a la ingesta.
La bulimia comienza a manifestarse entre la adolescencia y la adultez, y afecta tanto a hombres como mujeres, aunque la cantidad de mujeres que la padecen es considerablemente mayor, en una proporción de diez mujeres por cada hombre.
Como tal, la palabra bulimia proviene del grie(boulimía), (boúlimos), que traduce, literalmente, ‘hambre de buey‘, pero que podemos entender como ‘muy hambriento’.
Uno de los principales problemas que tienen los adolescentes está asociado a su autoimagen, y con ella viene otro tema que atormenta a casi todos los jóvenes del mundo: adelgazar. Para ellos, verse bien está relacionado directamente con su peso, y aunque muchos tienen hábitos saludables como hacer ejercicio y comer saludablemente, otros recurren a métodos bastante peligrosos para adelgazar. Uno de ellos es la bulimia.
La bulimia es un trastorno psicológico que se manifiesta principalmente durante la adolescencia, más en mujeres que en hombres, y se caracteriza por episodios de hambre descontrolada, en los cuales la persona afectada consume una gran cantidad de alimentos en un lapso corto de tiempo. Estos síntomas van seguidos de comportamientos poco adecuados como la inducción del vómito o el abuso de laxantes y diuréticos.
Estas conductas son motivadas por una percepción distorsionada del peso corporal y reforzadas por las ansias de cumplir con los ideales de belleza impuestos por la sociedad. Lo grave es que, más que una deformación en la imagen, la bulimia puede desencadenar daños sicológicos, así como deterioro físico y nutricional severo.

Consecuencias
Una mujer con bulimia en su adolescencia puede presentar problemas en sus ciclos menstruales como amenorrea y retrasos. Sus dientes pueden dañarse por los efectos del vómito constante. La bulimia puede acarrear problemas estomacales como esofagitis, úlceras, hemorragias y perforación en el estómago (que en ocasiones puede ser fatal). En cuanto a los problemas sicológicos, una persona con bulimia puede presentar: depresión, obsesión con su figura, impulsividad, gran inestabilidad emocional, entre otros.

¿Cómo actuar?
Lo importante con esta enfermedad no es culpar al adolescente ni castigarlo, sino saber actuar a tiempo para controlar el avance de la bulimia. Sus consecuencias pueden ser catastróficas para quien la padece.
Así las cosas, es importante que tanto padres como amigos estén alerta a la aparición de indicios que den cuenta de la existencia de este trastorno. Por ejemplo, el hecho de que el adolescente tome por “costumbre” ir al baño tan pronto termina de comer, que ayune injustificadamente o que realice ejercicio físico excesivo para evitar engordar, pueden ser señales de alarma.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.