Lectura del Santo Evangelio según san Juan 3,25-30:

Surgió entonces una disputa entre algunos de los discípulos de Juan y unos judíos, acerca de la purificación. Los discípulos fueron a decirle a Juan: “Mira, maestro, aquel que estaba contigo en la otra orilla del Jordán y del que tú diste testimonio, está ahora bautizando y todos acuden a él”.
Contesto Juan: “Nadie puede apropiarse nada, si no le ha sido dado del cielo. Ustedes mismos son testigos de que yo dije: ‘Yo no soy el Mesías, sino el que ha sido enviado delante de él‘. En una boda, el que tiene a la novia es el novio; en cambio, el amigo del novio, que lo acompaña y lo oye hablar, se alegra mucho de oír su voz. Así también yo me lleno ahora de alegría. Es necesario que él crezca y que yo venga a menos.
Palabra del Señor.

Germán Alpuche San Miguel
El Evangelio de Hoy
[email protected]

En las bodas de Israel se elegía a un grupo de jóvenes de la edad del novio, llamados ”amigos del esposo“, o también ”hijos del esposo“, y cuya misión era acompañar al esposo, sirviéndole como guardia de honor. Pero uno era llamado por excelencia ”el amigo del esposo“ que proveía a los preliminares del matrimonio: preparaba la fiesta y llevaba todo el control.
El ”amigo del esposo“ es el amigo por excelencia, que se goza en la boda de su amigo; que por ”oficio“ mira sólo a que salga bien la fiesta nupcial; éste es precisamente su triunfo. El Bautista es el amigo del esposo.
Cristo-Hijo de Dios viene a celebrar las bodas con su Iglesia. Cristo es el esposo. Pero usted, como el Bautista, es el amigo del novio, con la misión de ”preparar“ convenientemente a su familia, las personas que le rodean, para recibir al Mesías. Usted es el amigo por excelencia de Cristo, a quien él ha confiado la preparación de su boda con la Iglesia, y la alegría de su corazón vendrá cuando cumpla la misión que Jesús le ha pedido como su amigo.
Como toda festividad tiene una preparación ardua; pero Jesús confía en usted. Porque sólo a los amigos auténticos se les confía misiones tan importantes, y Dios confía en usted. Prepare el encuentro nupcial de Cristo con su familia y amistades, y recibirá las bendiciones del esposo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz