Por desbasto, deben comprar medicinas

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

El Hospital General de Córdoba enfrenta desabasto de medicamentos, por lo que familiares de pacientes internados deben comprar de sus bolsillos sueros, vendas y algunas medicinas básicas contra dolor.
Otros optan por trasladarse a otros hospitales para continuar la atención médica.
El pasado domingo 6, enfermeras del nosocomio revelaron la escasez de personal, ya que actualmente con 150 de ellas se requieren de al menos otras 100 para dar servicio en los diferentes turnos, aunque temen despidos.
Esto se suma al déficit de medicinas que resienten los pacientes y familiares de este hospital; la mayoría de ellos dentro del programa del Seguro Popular, provenientes de municipios aledaños y de zonas marginadas.
La familia Ramírez Serna, de la localidad Paraje Nuevo, tuvo que trasladarse al hospital desde hace algunas semanas, debido a que la señora Graciela Ramírez, después de una caída, sufrió de la inflamación de su tobillo.
Si bien señalaron que la atención es buena, dijeron que durante la estancia tuvieron que comprar insumos como algodón plisado y vendas.
“No la han dado de alta y le harán sus estudios, ahorita lleva su tobillo roto”.
Luis Alarcón, de Potrero, refirió que ha gastado ya $6 mil en medicamentos para su suegra que está internada. Su padecimiento es epilepsia y la medicina no está disponible en el hospital, dijo.
Tras un par de semanas en el nosocomio , dijo que los servicios más básicos tampoco están disponibles.
“Uno no puede ni ir al baño, según que no sirve el de hombres, tengo que salir a la gasolinera y ya es otro gasto”.
Rogelio tiene un familiar hospitalizado por un tumor en la cabeza y afirma que el servicio “deja mucho que desear”.