Multa a Abella podría ser de $4 millones

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

Sólo un apoderado legal de los hermanos José y Paulina Abella García se presentó en la audiencia en el Juzgado Segundo de Primera Instancia. Ante ello, la denunciante María Dolores Caña Castillo expuso que estas estrategias sólo retardan el proceso, y que en este caso habrá una segunda audiencia y luego la sentencia.
“Su abogado (de los hermanos Abella) trató de evadir toda responsabilidad. A ellos se les está exigiendo el resarcimiento, porque aparte del tiraje de la venta del periódico, en cada publicación, vía internet y en el impreso, sacó publicidad, entonces se obtiene un lucro a partir de todas las personas de las que se ríen”, expresó la litigante.
Recordó que en la demanda por la vía civil jamás respondieron los acusados y en esta audiencia no se presentaron. Refirió que los hermanos Abella están negando ser accionistas para evadir toda responsabilidad.
“La señora Paulina Abella vendió sus 10 acciones en 500 pesos posterior a los hechos, pero es responsable por ser socia. El señor José Abella, de ser comisario ahora es socio honorario, pero él es el que toma todas las decisiones de El Buen Tono, por tanto, de manera mancomunada va a tener obligación de resarcir y pagar lo que condene el juez”, indicó Caña Castillo.
Reveló que para resarcir el daño hecho mediante el diario “El Buen Tono”, amerita el pago de hasta 50 mil salarios mínimos, es decir más de cuatro millones de pesos. Destacó que tampoco han sido atinadas las formas en su defensa, ya que José Abella firmó un contrato de servicios profesionales con su apoderado legal, el cual obtendrá un beneficio del 20 por ciento gane o pierda el caso.
“Como acto de civilidad debería Abella apersonarse, venir y llegar a un arreglo o bien reconocer su culpa. No hay forma de negarlo, hay pruebas documentos, las páginas de internet, no hay forma de que él pueda justificar su daño”, agregó.