3 Consejos para una mujer después del divorcio

Una mejor manera de vivir
Tere Gómez Torres

Primera Parte

En estos tiempos, donde las rupturas de los matrimonios va en aumento, ya sea porque uno de los cónyuges perdió el interés y no quiso luchar más por el compromiso y amor que los unió; o porque ambos decidieron no continuar juntos. Cualquiera que sea el caso, el resultado lleva a lo mismo: al fracaso de la relación. Si esta es tu situación, de una mujer que pasó por el divorcio, sabes que Dios te ama incondicionalmente, y está interesado en cosas venideras para ti y tus hijos. El pasado ya es historia, pero hoy tienes la oportunidad de empezar de nuevo y construir un mejor futuro, sólo tienes que estar dispuesta y ser sensible a lo siguiente:

1) Sana tus heridas
Cualquiera que sean los motivos de un divorcio, el poner fin a algo que con tanta ilusión se pensó un día que sería “hasta que la muerte los separe”, es algo muy doloroso; incluso si aún ya no hay amor, para muchos es traumático el final de lo que una vez fue una historia de amor. Por ello, el simple hecho de la firma final que anula el contrato matrimonial provoca una serie de sentimientos encontrados. Como puede ser culpa, frustración, tristeza, coraje, lástima, impotencia y dolor, por la pérdida de la relación; cómo haya sido, el sentimiento es de pérdida, incluso comparable con el sentimiento de la muerte de un ser querido.

Es inevitable que un divorcio deje heridas en el alma, algunos en menor o mayor grado, pero heridas al fin. No importa cuánto tiempo haya pasado desde que te divorciaste, si no sanaste a tiempo, a veces las heridas aparecen y se arraigan con el pasar de los años. Así que busca sanar, primero refugiándote con nuestro Padre celestial, quien dice: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, yo les daré descanso” .

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.