Tienen olvidado a Rancho Viejo

Raquel Hernández G.
El Mundo de Tecamachalco

Xochitlán Todos Santos.- Entre inseguridad y falta de infraestructura es como viven los casi 200 habitantes de Rancho Viejo, quienes con su trabajo ven la manera de solventar sus necesidades.
Una población que se encuentra a las faldas del cerro está en abandono por las autoridades municipales, pues no cuentan con los servicios básicos, por lo que a base de esfuerzos tienen que ver la manera de solventar sus necesidades primordiales.
Bernardino Pérez Reyes, habitante del lugar, indicó que en su comunidad hay muchas carencias, pero las autoridades no las atienden, pues su principal necesidad es el agua, la seguridad y la infraestructura en las calles, ya que son caminos que poco a poco se han estado formando por el paso de los carros que suben.
“Aquí nuestras autoridades nos desconocen, no nos apoyan, nadie sube a brindar ayuda”, expresó Pérez Reyes, quien también dijo que sólo cuentan con el servicio de luz, pero ya tiene mucho tiempo que no se ve un cambio en su comunidad.
La ama de casa María Dionicio, mencionó que a pesar de estar viviendo en las faldas del cerro, también tienen temor, pues se ha vuelto una zona muy insegura, pues se ve gente desconocida y se han suscitado algunos robos en la zona.
De igual manera, señaló que se sienten olvidados por sus autoridades, quienes no suben para ver en realidad las condiciones en que viven los habitantes, “aquí no tenemos calles, no hay buena luz y carecemos de agua”, manifestó.
Los habitantes señalaron que esperan que las nuevas autoridades volteen a su comunidad y reciban apoyos y mejoras.

Educación básica
En la comunidad de Rancho Viejo cuentan con un servicio de educación a través del servicio Conafe, donde en un pequeño predio atienden tres niveles educativos.
Preescolar, primaria y secundaria, es lo que cuenta esta comunidad donde tienen salones con múltiples necesidades y espacios para fomentar la recreación.
En esta comunidad por la falta de apoyos y la carencia económica los jóvenes que terminan su educación secundaria, ya no continúan con sus estudios, pues se dedican a trabajar y apoyar a sus familias para poder pagar los gastos más básicos que se generan.

Sin unidades médicas
Para la atención médica de los habitantes de Rancho Viejo, tienen que recurrir a poblaciones cercanas, a la cabecera o a otros municipios, por lo que enfermarse para ellos es darse “un lujo”, pues no cuentan ni con una Casa de Salud que atienda sus necesidades.
Para esta comunidad enfermar les genera gastos que no pueden cubrir, pues no cuentan con transporte, por lo que pagan alrededor de 400 pesos para poder ser llevados al médico mas cercano.
“Para que un vecino que tiene carro nos lleve a un doctor pagamos 400 pesos, más la medicina y la consulta”, expresó María Dionicio, quien dijo que muchas de las personas deciden bajar caminando o pedir “ray” a quien pase por la zona.
Asimismo, comentaron que en caso de enfermar recurren a las “hierbas” para remediar sus males, pues a la falta de dinero beben infusiones de diferentes plantas, mismas que cultivan o cortan del cerro.