Palos y elogios

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Los tumultos que provocó la llegada de César Luis Menotti al timón de la Selección Mexicana de Futbol fueron únicos, evocando que en aquel año del 91 cuando firmó su contrato se convirtió en un elemento popular y sobre todo querido, dueño de una notable personalidad, con esa su melena al aire, y su mirada entre de vampiro milenario y magnifico director técnico, aunque su máximo logró el haber llevado al seleccionado de Argentina al título de la Copa del Mundo del 78, siempre estuvo envuelto entre telarañas y acciones no muy claras y diáfanas que digamos.
Superando y por mucho a la ahora llegada de otro entrenador argentino, a tomar el timón de nuestro máximo representativo en una cancha de balompié, hablándose y redactándose del Tata Martino, Menotti rebautizado por el ingenio popular azteca como el Drácula, cimbro de pies a cabeza al propio futbol mexicano rentado en torno a su Selección, consiguiendo ipso facto un juego contra el seleccionado de Alemania en propia tierra teutona, dentro de un hecho que antes no había conseguido las relaciones públicas de otro entrenador, ya fuese mexicano o forastero.
El seleccionado mexicano bien imbuido por el sistema y la mentalidad del gran flaco Menotti, consiguió empatar en zona alemana a un gol, dando un partido como el mejor en aquel año del 92, por lo cual César Luis al retornar del largo tour, fue recibido a la manera de los centuriones romanos luego de sus conquistas a sangre y fuego.
Habiendo tenido el entrenador argentino un solo error para transformar lo épico en persecución de brujas, luego de fincar una gran amistad con Emilio Maurer, un tipo que acostumbraba a tirar duro y a la cabeza a los directivos lelos del futbol mexicano rentado.
Ante eso las flores se transformaron en piedras de colosales tamaños, habiéndose formado un comité Anti-Menotti en nuestra nación, auspiciada por la gente de pantalón largo de la propia Federación Mexicana de Futbol, por lo cual la dirección técnica del argentino tuvo como duración solo un año y medio, para proceder a tomar el primer avión que lo llevara nuevamente a su patria, tras sufrir acosos a mañana, tarde y noche, expresando antes de partir, que la Selección Mexicana de Futbol solo podía ser dirigida por entrenadores mexicanos, ya que de otra manera llegara quien llegara de otra nación seria finalmente acosado, perseguido y quitado de en medio.
Es por eso que en el caso de Martino al frente del seleccionado azteca, lo conveniente será esperar, conociendo a ciencia cierta las reacciones en la mayor parte nada inteligentes, de los que rigen el balompié profesional en nuestro país.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz