Destapa desabasto de gasolina tráfico de huachicol

EFE

Ciudad de México.- El desabastecimiento de gasolina en varios estados mexicanos ha destapado esta semana la gravedad de la criminalidad en el robo de combustibles sin que durante al menos dos décadas los gobiernos hayan logrado resolver el problema.

La crisis pone de manifiesto además la supuesta responsabilidad de algunos empleados de Petróleos Mexicanos (Pemex) en las actividades criminales de robo de gasolina y la incapacidad de la policía y justicia en perseguir a los responsables.

Para entender la gravedad de la situación estos son algunos datos básicos:

¿Por qué se ha producido el desabastecimiento?

Para luchar contra el robo de combustibles el gobierno mexicano comenzó la semana pasada a cortar el trasvase de gasolina por los ductos instalados desde las refinerías a las terminales de distribución de Pemex.

Se sustituyó, de esta forma, el transporte por los ductos con camiones cisternas conocidos popularmente como “pipas”. El trasvase por los ductos es rápido y la distribución por los camiones ralentizó y bloqueó en varios estados la llegada de gasolina.

El robo de gasolina por los denominados “huachicoleros” ha disminuido, pero a cambio se ha generado una sicosis para acaparar gasolina en caso de que aumente el problema de abastecimiento.

La escasez en muchas gasolineras unido al temor de la gente a que se acabe la gasolina ha provocado una situación de cierto caos y nerviosismo.

¿En qué consiste el “huachicoleo”?

El “huachicoleo” se refiere a la extracción ilegal de combustible que se transporta por los ductos que corren por predios al aire libre.

Antes de venderlo, las personas que se dedican a esta actividad combinan el hidrocarburo con agua o una especie de aceite para hacerlo rendir y así obtener mayores ganancias al venderlo al consumidor.

Toma su nombre del Huachicol, una bebida adulterada derivada del tequila que es rebajada con alcohol de caña y luego vendida, pese a su mala calidad.

¿Quienes son los “huachicoleros”?

Se les llama así a las personas que realizan la extracción ilegal o venta del hidrocarburo a bajo costo en expendios clandestinos. Su actividad criminal genera un mercado negro donde se vende gasolina a bajo precio.

¿Cuáles son los estados mas afectados por el desabastecimiento?

Al menos nueve estados de México se han visto afectados por la escasez de combustible.

Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Nuevo León, Puebla y el Estado de México han padecido falta de algún tipo de hidrocarburos desde principios de año.

Mientras que en la Ciudad de México los consumidores empezaron a reportar falta de combustible en algunas estaciones de servicio desde el miércoles pasado.

Jalisco ha sido uno de los estados más afectados pues al menos 350 estaciones se han quedado sin abastecimiento de combustible.

En Michoacán el 80% de las gasolineras han cerrado y en Querétaro otras 90 estaciones de servicio también están cerradas.

Envergadura del robo de combustible

De acuerdo con datos del gobierno mexicano, se calcula que anualmente los denominados “huachicoleros” roban por diversos métodos gasolina por valor de 3 mil 400 millones de dólares.

Según el reporte más reciente de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) de enero a octubre de 2018 los estados que registraron más tomas clandestinas fueron Puebla con mil 815, seguido de Hidalgo con mil 726, Guanajuato con mil 547, Yucatán con mil 338, Estado de México con mil 268, Jalisco con mil 263 y Tamaulipas con mil 084.

En total, se han identificado 12 mil 581 tomas clandestinas hasta octubre de 2018.

La Procuraduría (Fiscalía) General de la República anunció que en los últimos 15 días han intervenido 261 mil litros de hidrocarburo ilegal y localizado 34 tomas clandestinas.

Impacto en el sector energético

A raíz de una encuesta realizada a 3 mil 500 empresarios de los estados de Michoacán, Querétaro y Guanajuato -de los más afectados- se estimó que las pérdidas por el desabastecimiento de gasolina ascienden a mil 250 millones de pesos (unos 65 millones de dólares).

En el caso del occidental Jalisco, el estado requiere 15 millones de litros diarios pero únicamente se están logrando obtener alrededor de 9 o 10 millones.

En el central estado de Querétaro, la Unión de Estaciones de Servicio ha reportado pérdidas equivalentes en venta de hasta 10 mil litros diarios en promedio por cada estación de servicio que está cerrada.

Mientras que la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) advirtió hoy que si la crisis de desabastecimiento de combustible que vive parte del país continúa una semana más las pérdidas para las empresas serán “irreversibles”.

¿Cual es la estrategia del gobierno?

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha pedido calma a la población para evitar las escenas de nerviosismo y ha asegurado que el gobierno pretende acabar con las actividades criminales del robo de combustible aunque a corto plazo de produzcan ciertos problemas de abastecimiento.