Papeles sueltos. Orizabeños contra cordobeses

Rubén Calatayud

Estamos en Córdoba. Son las once de la mañana, un empleado de cantina ha dejado un montón de basuras que se quedó afuera desde ayer. Pasa un orizabeño y dice, ¡qué barbaridad! Este Córdoba tan cochino. Los de aquí tienen que ver nuestro ejemplo y seguirlo. Le contesta el otro ¿Pa‘, qué, pa’ barrer el bulevar? -Sí. Todo está limpio, la ciudad entera también, somos pueblo mágico. -¿Y qué? Por culto y porque eso atrae el turismo, negocio que deja y, burro. Córdoba podría ser mejor pero es muy chorreada y no levanta. Orizaba sí. -Pues Córdoba es bonita pero luce poco o nada. Jalapa nos supera por el gobierno. -Por los rateros grandes. -Miren, orizabeños, déjenos como somos y valoren su rancho, solo han tenido un buen presi que ha mejorado Orizaba para su beneficio. -Mejor dime: del gobierno nada digamos y déjame comenzar a levantar, fue ayer cuando los chamacos dejaron basura. Qué se puede comer para levantar tan pronto. -Eso es parte de la cultura de todos; allá tenemos mucho bueno: un muy buen museo, el mural de Orozco, la gran Alameda; Cri Crí era orizabeño. -Cri Crí era universal tenían a Lechuga y a Sara García. -Aquí tocó en casa de la Paca un gran talento del piano: Agustín Lara. -Allá nos llegó Rafael Delgado. -¿Quién era? -Un gran maestro y escritor cordobés. -Nadie lo conoce. -No lo comprendían en Córdoba, en Orizaba sí, en Pluviosilla donde se quedó a vivir hasta su muerte. -Carballido era de Orizaba y se quedó y se decía cordobés. -Era famoso y paisano y se decía de allá. -En Córdoba tiene su Academia Martha Sahagún. -Nadie va a sus funciones. -Mejor me voy para no perder el tiempo, sigue o empieza con la escoba, Córdoba que siga chorreando mugre y que el pueblo sea olvidado. -Olvidado? Córdoba tiene un parque muy bonito, el mejor, lo mejor del sureste y ustedes? Yo me voy, no tiene caso hablar con burros cordobeses (se aleja). -Adiós cañero. -Adiós hijo de la cervecería y del IMSS.
El cordobés con una mentada y el de Orizaba con un adiós.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz