Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 6:34-44

En aquel tiempo, al desembarcar Jesús, vio una numerosa multitud que lo estaba esperando, y se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.
Cuando ya atardecía, se acercaron sus discípulos y le dijeron: “Estamos en despoblado y ya es muy tarde. Despide a la gente para que vayan por los caseríos y poblados del contorno y compren algo de comer”. Él les replicó: “Denles ustedes de comer”. Ellos le dijeron: “¿Acaso vamos a ir a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?”. Él les preguntó: “¿Cuántos panes tienen?. Vayan a ver”. Cuando lo averiguaron, le dijeron: “Cinco panes y dos pescados”.
Entonces ordenó Jesús que la gente se sentara en grupos sobre la hierba verde y se acomodaron en grupos de cien y de cincuenta. Tomando los cinco panes y los dos pescados, Jesús alzó los ojos al cielo, bendijo a Dios, partió los panes y se los dio a los discípulos para que los distribuyeran; lo mismo hizo con los dos pescados.
Comieron todos hasta saciarse, y con las sobras de pan y de pescado que recogieron llenaron doce canastos. Los que comieron fueron cinco mil hombres.
Palabra del Señor.

Germán Alpuche San Miguel
El Evangelio de Hoy
[email protected]

Nuestra sociedad está hambrienta, deseando algo que le sacie y le de sentido a la vida, cuando no se encuentra el hombre tiene que alienarse en una discoteca, en el alcohol, en la televisión, en alguna droga o entretenimiento.
Esta insatisfacción del hombre Dios quiere que los discípulos la sacien, que los cristianos den alimento que sacie a los hombres: Cristo mismo. Este pasaje evangélico está en un contexto de vivencia eucarística, porque Dios ha entregado a la Iglesia el misterio de la Eucaristía, Cristo mismo que con su Cuerpo y su Sangre puede alimentar el corazón del hombre.
Lo que tu corazón necesita no es más dinero, ni vacaciones, ni que se quiten tus problemas, lo que necesitas es alimentarte del Cuerpo y Sangre de Cristo que se te entrega a través de los discípulos (la Iglesia).

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz