‘Usó Chapo a DEA en guerra de cárteles’

Agencias

Nueva York.- Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera utilizó a la Agencia Estadounidense de Lucha contra el Narcotráfico (DEA, por sus siglas en inglés) y a la Policía mexicana para luchar en su propia guerra con los carteles rivales, según aseguró hoy Vicentillo Zambada, hijo de Ismael “El Mayo” Zambada.
En la segunda jornada de su comparecencia ante la Corte Federal del Distrito Este en Nueva York, Vicentillo, uno de los principales testigos en el caso contra “El Chapo”, relató los entresijos de las guerras por el control del mercado de la droga que se desataron en la primera década del siglo, así como su intención de salir del negocio del narcotráfico.
Después de una reunión que mantuvo con su padre “Mayo” y “El Chapo”, Guzmán le ofreció un contacto con la DEA para abandonar el negocio del tráfico de drogas, ya que el Gobierno consideraba que Vicentillo era una pieza de mayor interés podía ser una oportunidad para que empezara un nueva vida, según su testimonio.
Sin embargo, esto se frustró con su detención en 2009 por las Fuerzas Especiales Mexicanas. Su padre “Mayo” y “El Chapo”, según Vicentillo, utilizaron su influencia sobre la Policía y el Ejército mexicanos para que atacaran a los carteles rivales -como el de los Beltrán Leyva o los hermanos Carrillo Fuentes-, y así evitar enfrentamientos directos para que sus fuerzas no fueran mermadas.
Eduardo Balarezo, abogado de Guzmán, intentó desmontar el testimonio de Vicentillo e insistió en su tesis principal: que el verdadero y único líder del cártel del Sinaloa era “El Mayo” Zambada y que El Chapo fue un testaferro para liberar a otros de culpas.
Balarezo también se recreó en una anécdota de Zambada, que contó haberse encontrado en 1997 con un responsable de la seguridad del entonces presidente mexicano, Ernesto Zedillo, en Los Pinos.