Putin se muestra dispuesto a abrir el tratado INF con EU a otros países

Foto: EFE.

EFE

Moscú.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se mostró hoy por primera vez dispuesto a la posibilidad de abrir a otros países el tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF en inglés) firmado en 1987 con EEUU, como exige el presidente estadounidense, Donald Trump.

“Existen algunos problemas con este tratado: no incluye a otros países que poseen misiles de medio y corto alcance”, admitió Putin en una reunión con la plana mayor del Ministerio de Defensa ruso.

“Pero nada impide comenzar las conversaciones sobre su inclusión en el tratado actual o empezar a abordar los parámetros de uno nuevo”, señaló Putin, un día después de que su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijera que Moscú se opone a ello.

Trump, tras anunciar su intención de abandonar el INF, sostuvo que el tratado se ha quedado obsoleto, porque Rusia viola el acuerdo y porque otros países como China, Irán y Corea del Norte fabrican armas nucleares de rango medio y no forman parte del tratado.

El presidente de EEUU amenazó por ello con reforzar el arsenal estadounidense, pero China le respondió inmediatamente que no aceptará ningún “chantaje” en cuestión nuclear.

Putin calificó hoy las acusaciones de Trump de “infundadas” y aseguró que Moscú no viola el tratado sino que es EEUU que lo infringe directamente al desplegar elementos estratégicos del escudo antimisiles en Rumanía, como el sistema de combate Aegis, y al tener planes de estacionar sistemas similares en Polonia.

“EEUU utiliza (…) acusaciones infundadas para decir que Rusia viola sus obligaciones bajo el INF cuando ellos lo han violado y durante mucho tiempo. Es un pretexto para retirarse unilateralmente del INF”, afirmó el presidente ruso.

“Sabemos desde hace tiempo del despliegue de sistemas de lanzamiento desde el mar en Rumanía y de los planes de desplegarlos en Polonia en un futuro cercano. Esto viola directamente el tratado, teniendo en cuenta que los sistemas empleados para lanzar este tipo de misiles desde el mar ahora están estacionados en tierra”, dijo.

En este sentido, advirtió a EEUU de que “no habrá ninguna dificultad para diseñar misiles basados en tierra”, ahora prohibidos por el tratado, ni para “modernizar misiles de emplazamiento marítimo y aéreo para instalarlos en tierra”.

“Ya lo he dicho en público y lo digo de nuevo: si el tratado se rompe, Rusia tendrá que tomar medidas adicionales para reforzar su seguridad”, añadió.

Putin también consideró que el tratado supuso el “desarme unilateral de la Unión Soviética” y que no sabe por qué se firmó, dado que el acuerdo prohíbe los misiles que tienen un alcance de entre 500 y 5.000 kilómetros.

“Se eliminaron los misiles de tierra. La URSS no tenía otros. Pero EEUU sí tenía marítimos y aéreos, de manera que para la Unión Soviética fue un acto de desarme unilateral. Solo Dios sabe por qué la administración soviética accedió a esto”, sostuvo.

Con todo, Putin dijo que está abierto a cualquier propuesta o iniciativa encaminada a reforzar la seguridad común, “incluidas aquellas pensadas para evitar una nueva carrera armamentística”.

“Esto no solo está en el interés de Rusia, sino también en el de EEUU y de todo el mundo”, enfatizó, y reiteró que la retirada de EEUU del INF tendría “consecuencias muy serias”.

“Debilitaría de manera importante la seguridad regional y global y a largo plazo estaríamos hablando de una degradación o incluso del colapso de toda la arquitectura del control de armas y de la no proliferación de armas de destrucción masiva”, indicó Putin.