Descarrilamiento

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Por enésima ocasión no es bueno hablar antes de tiempo, tal y como lo hizo todo el mundo dentro del equipo y la organización del Cruz Azul, los cuales puliendo esas inútiles esferas de cristales, en donde supuestamente adivinan el porvenir los magos y majes de barriada, en donde ya adelantando que deseaban vehementemente que su rival fuera el América dentro de la gran final del Torneo de Apertura 2018, como que sus palabras una a una se atoraron, hasta formar un nudo ciego en la garganta, tras haber sucumbido un gol por cero ante ese crecido Monterrey, que como ya se adelantaba esta viviendo plenamente su mejor momento del año, teniendo ya tres juegos consecutivos en pleno sarao venciendo, llevando cuatro goles a favor y cero en contra.
Es decir, pese a que el marcador de un tanto contra cero siempre se sostiene con alfileres y a veces con clavos de doble o triple punta, no garantizando ya la eliminación del que lo recibe como visitante, en esta liguilla contando el tanto como forastero valiendo el doble, los Rayados inclusive perdiendo dos goles por uno, eliminarían a los muy habladores cementeros, que aquí entre nos chocaron ante una línea y muralla real del escuadrón del Monterrey, apuntalada por el excelente portero argentino Marcelo Barovero y que decir de elementos como Vangliani, Nicolás Sánchez y de ese excelente zaguero argentino que ya se convirtió en una absoluta realidad José María Basanta, sin olvidar a otros tipos de excelente nivel tanto físico como mental a la manera de un Jesús Gallardo, Rodolfo Pizarro el autor del tanto del triunfo, Rogelio Funes Mori, es decir para nada un equipo del montón, sino que ya aspirando a todo, inclusive a ser campeón, y a sumar otro torneo de decepción del Cruz Azul clavando la enésima cruz para los cementeros, yendo por todo el entrante sábado en la cancha del estadio Azteca.
Ahora a esperar la reacción del Cruz Azul, que para nada le gustaría agregar a su maldición de no ser campeón de Liga otro año mas, el número 21, dentro de una estadística terrible que ha hecho creer a mas de un aficionado cementero al borde mismo de la desesperación. que existen cosas y hechos imposibles de disolver.
Todo parecía perfecto en torno al Cruz Azul en este torneo, el mejor directivo actualmente del futbol mexicano rentado Ricardo Peláez, un técnico confiable Pedro Caixina, y un plantel de futbolistas que confiaban ciegamente en sus atributos. Todo, menos el hablar antes de tiempo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz