Lo linchan por atropellamiento

Comerciantes fijos y ambulantes le cerraron el paso, lo bajaron y le dieron un "escarmiento" a un hombre en la Ciudad de México. Foto Reforma

Agencia Reforma

Ciudad de México.- El llanto de la esposa de José Ramiro se oía entre la vendimia de los comerciantes de La Merced, en Venustiano Carranza, que lo golpearon con piedras y palos hasta matarlo.

“¡Me lo mataron, son unos perros…!”, dijo entre sollozos la viuda del hombre, cuando su cuerpo era subido a una camioneta para ser llevado a la morgue.

Antes del amanecer de ayer, la Policía recibió un reporte de atropellamiento en la calle de Zavala, Colonia Merced Balbuena, y agentes acudieron al sitio.

Los uniformados encontraron en el lugar, casi esquina con Santa Escuela, un vehículo Chevrolet Optra con los vidrios y espejos rotos, además de la carrocería abollada.

Cerca de la puerta del conductor del automóvil, con matrícula NDP-53-84, hallaron al hombre tendido de costado con el rostro hinchado, moretones y sangre fresca.

“Quien sabe qué le pasó, nadie vio nada, cuando llegamos ya estaba ahí”, comentó un locatario que acomodaba manzanas.

“Dicen que lo balearon porque lo venían siguiendo, como que le querían quitar el carro”, alegó otro vendedor.

José Ramiro, de unos 35 años, murió de varias contusiones provocadas con palos y piedras, confirmaron paramédicos.

En voz baja, un comerciante explicó que el conductor del auto blanco iba en estado de ebriedad y había atropellado a alguien, por lo que los demás comenzaron a cerrarle el paso hasta no dejarlo avanzar y lo bajaron.

Enardecidos, algunos vendedores ambulantes y otros fijos se fueron contra el automovilista y lo tundieron hasta hacerlo caer entre puestos de verduras y frutas, alrededor de las 5:30 horas.

No hubo detenidos por el homicidio doloso ni se dieron más detalles del lesionado.