El milagro de la risa

Una mejor manera de vivir
Tere Gomez Torres

Hay tres cosas que el hombre moderno debe aprender para convertirse en un ser sano y completo:
El arte de descansar,
El arte de la contemplación
y El arte de reírse y sonreír.
Los antiguos apreciaban mucho la risa, que consideraban como un regalo divino y un remedio muy útil.
Nunca ha habido un tiempo en que ese remedio fuera más necesario que ahora.
El valor de este arte es múltiple. En primer lugar, la risa tiene un efecto salutífero sobre nuestros cuerpos.
Se sabe que la risa produce contracciones rápidas y rítmicas del diafragma. Estas contracciones rítmicas tienen un efecto saludable en los órganos abdominales, estimulando sus funciones y activando las secreciones digestivas, especialmente las del hígado.
Las contracciones también modifican el ritmo de la respiración, estimulan la función pulmonar y la actividad del corazón, produciendo así una mejor oxidación. Por tanto, el proverbio que dice que la “risa fabrica buena sangre” es científicamente cierto.
Pero el valor psicológico de la risa es mucho mayor. La risa relaja la tensión interna con el consecuente alivio para el individuo; trae con ella una liberación benéfica y reemplaza la actividad de las facultades cansadas por la de otras más frescas que han sido poco, o muy poco utilizadas.
Cuando uno está cansado o excitado, es más fácil relajarse por medio de la risa que de la inactividad externa, ya que durante la inactividad la mente continúa realizando su febril actividad “en el vacío”.
Otra función útil de la risa es la de ser una vía de salida inofensiva y divertida de las tendencias reprimidas, especialmente de la tendencia a jugar, que aunque permanece viva en nosotros, no le prestamos la debida atención.
Muy pronto empezamos a reprimir enérgicamente al “niño pequeño” que habita en nosotros, con su alegría fresca y su necesidad de jugar libremente y ser feliz.
Pero este impulso de jugar puede volver a despertar; puede volver a florecer y regocijarnos, como una corriente de agua fresca y pura surgida de una gruta de montaña.
Ríe, Disfruta, se Feliz…
Tu Mundo es como tu eres“
obsérvate y compruébalo,
y cuando lo aceptes,…. busca el cambio.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz