La ciudad palestina de Belén espera recibir a más turistas estas Navidades

El alcalde de la ciudad palestina de Belén, Anton Salman, pronosticó que estas Navidades serán “excelentes” para el sector turístico. Foto Twitter

EFE

Belén.- El alcalde de la ciudad palestina de Belén, Anton Salman, pronosticó que estas Navidades serán “excelentes” para el sector turístico y dijo a Efe que esperan recibir más visitantes en las festividades, que habían disminuido en anteriores años.

Las previsiones son alentadoras con más de un millón de turistas y un incremento de las pernoctaciones hasta noviembre, según estimaciones ya que no tienen registros oficiales al no controlar las fronteras exteriores, gestionadas por Israel.

“Esperamos que estas Navidades sean excelentes, no solo por la visita de locales, sino de extranjeros. Lo que haremos será dar un significado internacional a nuestras celebraciones”, declaró a Efe Salman, que indicó que muchos visitantes desconocen que cuando llegan a la ciudad están en Palestina y piensan que la ciudad es parte de Israel.

El sábado comenzaron oficialmente las fiestas navideñas, con el encendido del gran árbol que preside la Plaza del Pesebre, entre la Basílica de la Natividad y la Ciudad Vieja, ambos sitios declarados Patrimonio de la Humanidad.

El día más esperado, y confían el más concurrido, será el 24 de diciembre cuando el administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén (quien ejerce interinamente como patriarca en tanto se designa a uno), Pierbattista Pizzaballa, peregrine simbólicamente desde la Ciudad Santa hasta la Iglesia de la Natividad de Belén, en cuyo interior se encuentra la Gruta donde, según la tradición cristiana, nació Jesucristo.

Pizzaballa celebrará, asimismo, la Misa de Gallo en la iglesia de Santa Catalina, adyacente a la basílica.

Este año, por primera vez, pasarán los Reyes Magos por Belén el próximo 2 de enero, en su camino hacia la noche del 5 en Malta, uno de los pocos países no hispanos que celebra esta tradición.

“Belén para nosotros es la ciudad de la vida no sólo para la comunidad cristiana sino para toda Palestina”, dijo el canciller del Patriarcado Latino de Jerusalén, Ibrahim Shomali, que espera un 2019 de “paz con los vecinos”.

Con la caída del sector industrial y la agricultura, el turismo es actualmente la principal fuente de ingresos de la ciudad “hermana de Jerusalén” que, sin embargo, se ve afectada por la volatilidad y la inestabilidad de la región.

El portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Xavier Abu Eid, matizó a Efe que “se está viendo más gente en las calles”, pero pide cautela dadas las dificultades que afrontan por estar bajo ocupación israelí.

“El potencial que tiene Palestina es muy grande pero sigue siendo negado por la ocupación”, valora Abu Eid quien responsabiliza a la monopolización del turismo religioso por parte de Israel.

“Muchos peregrinos cristianos no saben que hay lugares sagrados, más allá de Belén o Jerusalén, como en la ciudad cisjordana de Jericó (el Monte de la Tentación)”, apuntó.