Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10:21-24

En aquella misma hora Jesús se llenó de júbilo en el Espíritu Santo y exclamó: “¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla¡. ¡Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien¡. Todo me lo ha entregado mi Padre y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”.
Volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: “Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven. Porque yo les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, y oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron”.
Palabra del Señor.

Germán Alpuche San Miguel
El Evangelio de Hoy
[email protected]

En un mundo tan lleno de conflictos y complicaciones, cuando surgen diferentes opiniones y doctrinas prometiendo felicidad, realización y sabiduría humanas. Jesús eleva esta oración a su Padre, él sabe la verdad sobre él mismo y sobre los hombres, conoce qué es lo que en verdad les hace sufrir y cuál es el auténtico camino hacia la felicidad.
Los misterios del Reino de los cielos no se identifican con la sabiduría humana, son accesibles a aquellos que en la humildad se abren a la acción de Dios en sus vidas.
Es este camino de humildad el que has de recorrer en este tiempo de Adviento para percibir la importancia y la realidad de la venida de Jesucristo. Esta humildad no se identifica con pobreza económica ni con una actitud irracional, sino que es el reconocimiento de la grandeza de la obra de Dios y de su voluntad conduciendo mi vida.
Humildad significa la renuncia a la soberbia pretensión de poder alcanzar mi felicidad al margen de Dios, es reconocer que soy una creatura débil y necesitada de la gracia de Cristo que marque mi camino de cada día. El soberbio, por el contrario, piensa que él sólo con sus fuerzas puede alcanzar la realización, logrando finalmente una vida vacía y superficial, sin conocer al verdadero Dios ni su Reino.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz