Medicina natural

Jennifer Carrillo
El Mundo de Tehuacán

A pesar de que el uso de plantas medicinales es una de las opciones más ocupadas principalmente en localidades de mínima población, recientemente la Cofepris anunció el uso legal de al menos 18 especies; con ello el sector herbolario asegura se evitará la extinción de la importancia y reconocimiento de las mismas.
Desde décadas atrás nuestros antepasados han hecho uso de plantas, hierbas o infusiones para curar desde un resfriado hasta heridas de peligro, poco a poco esa costumbre se ha perdido mayormente en zonas urbanas, ya que los mitos y tabúes en torno a las especies se deben a la supuesta falta de efectividad o efectos adversos.
En el caso de Tehuacán y su región, ya son mínimas las personas que hacen uso de la medicina alternativa natural, el sector herbolario prevé que de cada 100 familias solo dos siguen preservando el uso de plantas y de no impulsar el conocimiento de sus beneficios dentro de 10 años podría olvidarse el aprovechamiento.
El comisionado federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Julio Sánchez y Tépoz, anunció recientemente la liberación de 18 plantas medicinales herbolarias, para su uso legal, en tés, infusiones o suplementos alimenticios, lo que permitirá que este tipo de productos cumplan con un etiquetado adecuado, con las normas oficiales de producción y que sean de calidad y eficacia en beneficio de la salud de la población.
La dependencia anunció a nivel nacional que esa medida es posible después de 4 años de trabajo conjunto, de investigación y análisis para determinar las dosis adecuadas para evitar que se presenten efectos adversos en los usuarios de este tipo de tratamientos.
Entre las especies liberadas se encuentran la Echinacea Purpurea, Equinacea Angustifolia, Echinacea Pálida, Equisetum laevigatum (cola de caballo), Equisetum arvense, Ganoderma Lucidum (hongo reishi) y Lepidium meyenii (Maca).
También la Panax Ginseg (Ginseng), Passiflora Incarnata (Pasiflora),IIex paraguariensis (Yerba Mate), Paulina cupana (Guaraná), Plantago psyllium (Psyllium), Plantago ovata (Psyllium), Silybum marianum (Cardio mariano), Smilax aristolochiifolia (Zarzaparrilla), Uncaria tomentosa (Uña de gato), Valeriana officinalis (Valeriana) y Eleutherococcus senticosus (Ginseng siberiano).
Parte de los beneficios que ofrece la Echinacea purpura, por ejemplo, es que su uso beneficia a las personas enfermas de gripe mejorando las defensas, es utilizado como inmunoestimulante, antibacterial, como cicatrizante y antiinflamatorio.
En el caso de la llamada “Cola de caballo”, es empleada para tratar diversos padecimientos renales como dolor de riñón, retención de orina y disolución de cálculos renales.
Otros aspectos importantes es el que aporta el denominado hongo reishi, que de acuerdo a la dependencia, en la actualidad es considerada como uno de los mejores suplementos antienvejecimiento y es empleado para tratar los efectos contra el cáncer. Sobre la llamada “maca”, su uso lo atribuyen a los pobladores andinos para mejorar sus capacidades físicas y mentales.