Es Garibaldi tesoro cultural y de droga

Desde octubre de 2009 el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México y la Secretaría de Turismo capitalina firmaron un convenio de colaboración para el Programa Protejamos Garibaldi. Foto Reforma

Agencia Reforma

Ciudad de México.- La Plaza de Garibaldi ha sido vista como un lugar cultural y de turismo para la Ciudad, pero los narcomenudistas han encontrado ahí un punto estratégico para sus operaciones.

Desde octubre de 2009 el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México y la Secretaría de Turismo capitalina firmaron un convenio de colaboración para el Programa Protejamos Garibaldi.

Su objetivo fue realizar acciones de seguridad, prevención del delito y reactivación económica y de turismo para recuperar el espacio histórico.

En el programa han participado 23 instituciones y de acuerdo con datos del Consejo Ciudadano local, se logró una reducción de la incidencia delictiva del 40 por ciento.

Además, la Plaza tuvo en 2010 una remodelación que costó a la Delegación Cuauhtémoc más de 200 millones de pesos.

Sin embargo, el hogar de los mariachis también se ha visto manchado por sucesos violentos.

Uno de ellos fue el asesinato de Malcolm Latif-Shabazz, nieto de Malcom X, en mayo de 2013.

Latif-Shabazz discutió con los meseros del Palace de Garibaldi al detectar que la cuenta había sido alterada y como respuesta, los empleados lo sacaron del lugar y lo golpearon a tal punto, que falleció momentos después.

Ante estos hechos, se realizaron diversas actividades para reactivar el turismo, como la proyección de películas del Cine de Oro con música de mariachis en vivo.

Las actividades culturales reactivaron afluencia de personas en la Plaza, pero a su vez, se convirtió en un lugar atractivo para la distribución y venta de narcóticos, lo que derivó recientemente en una balacera, que forma parte de la disputa por el territorio entre grupos de narcomenudistas del Centro.

Según investigaciones de la Policía de Investigación, Garibaldi es un lugar estratégico, pues conecta a Tepito con personas que acuden a divertirse en los distintos establecimientos y en la plazuela, consumidores de drogas en potencia.

Y además los comerciantes se convierten también en posibles lugares para extorsionar.

Las indagatorias tras el tiroteo en la plaza del 14 de septiembre, que dejó seis muertos, revelaron que uno de los sitios atacados era el punto de reunión del grupo de narcomenudistas Fuerza Anti Unión.

Luis Wertman, presidente del Consejo Ciudadano, mencionó que al Gobierno capitalino y la Secretaría de Seguridad Pública se les advirtió que desde 2017 había quejas de comerciantes y vecinos sobre la presencia de organizaciones delictivas y negocios irregulares, como las chelerías.

Pidió que las autoridades investiguen de forma interna qué mandos han fallado o se han coludido con delincuentes, así como una revisión de ordenamiento de los negocios.

De no hacerlo, advirtió, en lugar de ser reconocido en el mundo como un sitio icónico de mariachis, Garibaldi será recordado por ser zona de borrachos y adicciones.

ASÍ LO DIJO
“Quien tiene la fuerza, la fortaleza, es la autoridad y no debe ni puede renunciar a ser quien mantenga ese tranquilidad, porque, en primera, quién los dejó (a los narcos) que lleguen ahí”.
Luis Wertman, presidente del Consejo Ciudadano.