Manchan el Clásico

Reforma

Monterrey, México.- Un grupo de barristas de Tigres y Rayados mancharon de sangre el Clásico Regio 117.

Dos microbuses que se dirigían por Avenida Aztlán se toparon y en plena avenida escenificaron una batalla campal a golpes y pedradas.

En un momento del pleito, un automóvil intentó atropellar a los seguidores de los Tigres, quienes escaparon corriendo hacia al estacionamiento de Soriana, cerca del Penal del Topo Chico.

Los que se mantuvieron en plena avenida siguieron peleando, quedando un aficionado felino tendido en el pavimento, y entre varios seguidores de Rayados le arrojaron piedras a la cabeza, mientras estaba visiblemente inconsciente.

En videos que circulan en redes sociales, se aprecia al joven herido desnudo y con una puñalada en un costado derecho, en el área de las costillas.

Testigos del incidente observaron que el aficionado gravemente herido fue trasladado a la Clínica 35 del IMSS.