Lindsay se reinventa

Talavera Serdán

Cumpliéndose 20 años de su aparición triunfal como gemelas en La Trampa de los Padres (The Parent Trap, 1998), la una vez niña prodigio que se cayó del árbol antes de madurar, regresando al cine en vergüenza y como niña poster de drogadictos in-rehabilitables, Lindsay Lohan (38 cumplidos en julio 2), regresa a la televisión en una nueva serie documental para MTV, que narra el lanzamiento de una playa nueva en la isla griega de Mikonos, de entre las más hermosas, exclusivas y caras bahías del mundo.
Y ella es el frente de la empresa exitosa, tras un ciclo de sequía profesional y financiera que parecía haber acabado para siempre con ella y su una vez exitosa carrera en cine.
El docu se titulará “Lohan Beach Club/El club de playa de Lohan”, iniciando rodaje esta semana con plan para estrenar a inicios del 2019, que sigue a LL en su creación de un imperio de negocios. El club Mykonos rebautizado en su nombre, marca la tercera entrada de la actriz –una en realidad buena histrión—en su aventura de negocios en Grecia, antecedida por The Lohan Nightclub en Atenas, y la Lohan Beach House Rhodes en Rodas, Grecia.
“Empaca las maletas, MTV. Nos vamos a Mikonos”, dice Linday en un video promo para la serie, que da a los espectadores una mirada a las amenidades playeras lujosas en el día, y un club nocturno.
“Lohan Beach Club (WT) ofrece a los visitantes al sitio acceso a uno de los destinos más exclusivos en el mundo, y el ´detrás de cámaras´ de cómo una joven y exitosa empresaria maneja su imperio.
La presidenta de programación de MTV se expresa entusiasmada: “Nos emociona de tener en Lindsay una socia tan apasionada y creativa para ayudarnos a explorar esta cultura tan interesante, todo a través de sus ojos.” (Recordemos que Lindsay ha tenido en el pasado reciente deudas astronómicas por mala administración financiero y excesivo consumo de drogas, que llevó a colegas como Michael Sheen a ofrecerle préstamos millonarios).
Un día espléndido y ardoroso de sol en Mikonos pueden observarse mujeres hermosas sin sostén y guapos varones fortachones tatuados (que no ayudan mucho a disimular alguna adicción, si hemos de ser puristas). Docenas de este tipo de gente pada decenas de euros, cientos, sobre elegantes poltronas de mimbre con toallas gruesas de afelpado fino marca “Lohan”, aunque la gran mayoría para no notar a la empresaria, que de repente se aparece con su gorra de beisbol marca-de-fábrica y bañador rojo fuego.
Estacionados a lo largo de un espacio amplio de la playa Kalo Livadi, que incluye un restaurant, un bar y playa arenosa del tamaño de un campo de futbol, existentes bajo las sombras serenas de muelles de madera, reclinatorios tipo dosel y sofás rebosando almohadones.
Sobre el perezoso y retorcido camino para llegar (al parecer todos los taxis en Mikonos parecen costar 35 euros o, unos 750 pesos, y llegan hasta pasada media hora), los taxistas que “hacen su agosto” describen al club como un éxito isleño genuino.
El primero que tanga Lindsay desde esa simpática Trampa, Un Viernes Loco, y Chicas Malas. LL no volvió a tener éxito en el cine, pero como empresaria en Grecia está triunfando olímpicamente.