¿Viabilidad política?

Dr. Julián Germán Molina Carrillo

El 17 de mayo de 2018, Margarita Ester Zavala Gómez del Campo, renunció a la candidatura presidencial, con el argumento de que lo hacía por “honestidad política” y tras una “profunda reflexión”, que la enfrentó a una coyuntura electoral polarizada, llena de “descalificaciones y discursos de odio”, y que con su renuncia buscaba darle “viabilidad política” al actual proceso electoral.
Sin embargo, dicha renuncia puede acarrear consigo costos democráticos negativos que lejos de ayudar a clarificar lo que sucede, en un ya de por sí, complicado proceso electoral, abona a complicar su entendimiento para el ciudadano y beneficia raramente a otros.
Lo anterior, porque la mayoría de los ciudadanos hoy se preguntan, que pasara con Margarita Zavala en la boleta electoral, se tendrán que volver a imprimir, aquellas, en las que ya aparecía como candidata, dado que cuando aconteció su renuncia, el 45 por ciento de las boletas ya se encontraban listas, o bastará con dejarla fuera del 55 por ciento restante.
Así como, qué pasará con los votos que los ciudadanos realicen por ella el día de la elección, contaran como votos por un candidato no registrado, como voto nulo, o si se lo computaran a la opción que finalmente se registró ante la autoridad administrativa, pero sólo con efectos estadísticos.
Ante la problemática planteada, el consejero electoral Marco Antonio Baños, dijo al respecto, que es una decisión que debe valorar el Consejo General del INE, aun cuando ve casi imposible que se vuelvan a imprimir el 45 por ciento de las boletas que ya se encontraban listas, dado que ello implicaría solicitar nuevo papel seguridad y transportarlo con el Ejército a los talleres de imprenta cuestión que el tiempo ya no les permite.
Por lo cual, el ciudadano tendrá una boleta electoral en sus manos con una opción, que no es opción, si, solo pasa en México, solo pasa con los procesos electorales mexicanos que presumen de estar revestidos de los principios de certeza, legalidad y objetividad.
Pero dicen, no pasa nada, porque según el consejero, lo que tendrían que hacer, es que a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, informarle a los ciudadanos que Margarita ya no es candidata, que si se vota por Margarita en la boleta, donde ella aparezca, obviamente es un voto de carácter nulo.
Situación muy conveniente únicamente para los partidos políticos, ya que recordemos que para la asignación de puestos por representación proporcional, lo llamados plurinominales, éstos son repartidos mediante la fórmula prevista en los artículos 41, párrafo segundo, fracciones I y II, 54, fracción II y III de la Constitución (CPEUM); así como por los artículos 15, numeral 1 y 2, y 21 numeral 1 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE), y el artículo 94, numeral 1, incisos b) y c) de la Ley General de Partidos Políticos (LGPP).
Dicha fórmula indica que, primeramente debemos conocer la cantidad de sufragios totales que ejercieron los ciudadanos, es decir, contabilizar todos los votos que entraron a las urnas sin distinguir la preferencia ciudadana, a esta cifra la vamos a conocer como: Votación Total Emitida.
El siguiente paso es, obtener la Votación Valida Emitida, la cual nos va a servir para determinar quiénes son los partidos políticos que tienen derecho a la asignación de puestos bajo el principio de representación proporcional, y la vamos a obtener de deducir a la Votación Total Emitida, los votos nulos y los votos por candidatos no registrados, al resultado de esta deducción le vamos a sacar el 3%, para que la cantidad que resulte, signifique el número de votos que un partido político debe tener como mínimo para que sea susceptible a dicha asignación.
Por último, debe obtenerse la Votación Nacional Emitida, para la asignación referida, la cual va a ser el resultado de deducir a la Votación Total Emitida, los votos de los partidos políticos que no alcanzaron el 3% de la votación valida emitida, menos nuevamente votos nulos y votos por candidatos independientes. Una vez obtenida ésta se dividirá entre 200 y el resultado numérico será conocido como cociente natural, el cual representara el número de votos que un partido político deberá obtener para que se le asigne un puesto de representación proporcional.
Con lo anterior, podemos observar que en las dos operaciones importantes se resta el número de votos nulos que se hayan recibido en la jornada electoral, y que Margarita Zavala hoy contribuiría a engrosar, lo que hace más cómodo a los partidos políticos alcanzar los mínimos exigibles para gozar de puestos plurinominales como coloquialmente se les conoce y además percibir mayor ingreso a la hora de repartir el financiamiento público.
Pero según Margarita Zavala, su renuncia, fue una contribución a la Democracia del pueblo mexicano y una decisión tomada en absoluta libertad.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz