20 mil kilómetros de experiencias

II ALejandro Aguilar
EL MUNDO DE CÓRDOBA

De Córdoba Argentina a Córdoba Veracruz, así se cumplieron dos años de recorrido de Leandro Blanco Pighi y Candelaria Panadero, quienes bajo la filosofía de que no existe límites mentales ni geográficos, arribaron la ciudad el jueves por la noche, para conocer la región y ofrecer charlas sobre este recorrido por la mitad del mundo.
Con los atuendos más sencillos, mochila, un celular, objetos personales y sus ganas de conocer más allá de sus límites, relataron que por sus más de 20 mil kilómetros de recorrido han pisado Colombia, Panamá, Ecuador, Perú, Cuba y en septiembre del año pasado llegado a México conociendo cerca de 17 estados, su único pasaporte el pedir el “raite”. Candelaria, con profesión de publicista y Leandro, profesional de la comunicación social, de 26 y 27 años respectivamente, recalcaron que no son sólo turistas, sino que con esto tratan de demostrar de que no existen límites, llamando esta hazaña como un proyecto denominado “viajero intermitente”.
Su principal objetivo es visitar Alaska, sin embargo, relataron que la tarea inmediata era sólo conocer Colombia hasta que en algún momento les ofrecieron pasar por el rio Amazonas… ¿por qué no?… extendiendo así su itinerario más allá de lo pensado.
“Somos viajeros de tiempo completo, conocemos la vida de la gente, si hay una causa social que podamos también la hacemos”, explicaron.
Con menos de la mitad de un dólar en el bolsillo saliendo de Córdoba Argentina, su único soporte económico ha sido la venta del libro de Leandro titulado “Viajero Intermitente”, donde relata sus experiencias de hace dos años por los países de Asía.
Explicaron que con esto también buscan romper esquemas, donde todos estamos atados a los cotidiano, de cumplir con un trabajo para percibir algún ingreso, la dependencia al dinero, las exigencias sociales como formar una familia, entre otras situaciones.
“Con esto pretendemos hacer un libro, de Argentina hasta Alaska, apenas con ocho mil kilómetros de ese objetivo. Otro de los proyectos es que estamos rodando una serie igual en las redes sociales, bueno apenas con un capitulo”, señalaron.
Confesaron que lo más difícil no ha sido el viaje en sí, sino los intermitentes cuestionamientos del por qué lo realizan, su forma de financiamiento a lo que explicaron que, si bien “la plata” es algo que facilita las cosas, el hospedaje y solidaridad de la gente es lo que más aprecian“.
Reconocieron que uno de los países más hospitalarios ha sido México, lo que superó sus expectativas, a lo que también mencionaron que el picante que se consumo aquí es ”intenso“ además de haber probado el mole poblano, las chicatanas y el pan de burro. Indicaron que será en junio cuando finalicen su proyecto en Alaska, aunque aludieron que esto pudiera cambiar ya que su viaje es constante. Ante esto dejaron su mensaje ”cada decisión hay que cumplirla sin límites.