Arreciará estiaje por volcán seco

El estado de Veracruz enfrenta una severa crisis de agua; el volcán Pico de Orizaba no está produciendo suficiente agua y esta montaña dota del líquido a una cuarta parte de los veracruzanos: 1.5 millones de jarochos dependen de su producción.

Ya no se volverá a ver un Pico con tanta nieve, y las modificaciones climatológicas están palpables. A esto se suma la tala, pues al haber menos árboles, la captación del agua es menor ya que se escurre.

Por esa razón este año se tendrá un estiaje muy severo, muchas familias en la entidad resentirán ese problema.

Esta es la conclusión a la que han llegado especialistas de la región en cuanto a la crisis de agua que se avecina.

“En el Pico no hay agua, ese es el problema; en el Pico el agua que cae se escurre, va a los mantos freáticos. Ahora que cayó aguanieve es sólo simbólico”, comentó el investigador ambientalista y doctor Honoris Causa del Instituto Tecnológico de Orizaba, Claudio Sánchez Jiménez.

Por su parte el director del Parque Nacional Pico de Orizaba e integrante de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), Luis Raúl Álvarez Oseguera, asegura que el volcán se encuentra en una condición histórica de ausencia de humedad que no se presentaba desde hace 13 años. Este hecho ha provocado que se esté dando una temporada de invierno con frío seco, en el que durante el día hay sol y en la noche bajas temperaturas.

El biólogo Guillermo Montealegre Quintero, recordó que de los cinco glaciares que conformaban el volcán, únicamente quedan dos, los cuales sirven para abastecer del líquido a 1.5 millones de habitantes.

Pero es sobre todo la deforestación lo que está acabando con el Pico y sus reservas de agua que alimentan las zonas de Alvarado, la metropolitana Veracruz-Boca del Río y la zona centro, que es la subcuenca del río Blanco.

Los últimos 10 años se ha observado que sólo el 20% del total de la masa polar del Pico aún quedaba, pero en estos años el deshielo es total sobre todo en verano, como se aprecia desde la región de Orizaba, aseguran los especialistas.

De la redacción