Crean método para eliminar CO2 en 2 años

Ciudad de México .- Un proyecto innovador en Islandia combate el problema más grave del dióxido de carbono: su eliminación. Científicos en este país consiguieron inyectar este elemento en el suelo y convertirlo rápidamente en piedra.

La captura y almacenamiento de CO2 es una estrategia que se ha utilizado desde inicios de este siglo, con distintas técnicas, en las que este elemento se guarda en el subsuelo en forma de gas, pero tarda años en procesarse y existe el riesgo de fugas, según Greenfacts.org.

La novedad en este nuevo método es que el CO2 inyectado en la tierra se convierte en piedra, y según pudieron comprobar los investigadores de este proyecto, se elimina en dos años, un tiempo mucho menor del que esperaban, de acuerdo a la información publicada por The Guardian.

Esta investigación, bautizada proyecto Carbfix, se llevó a cabo en la planta energética de Hellisheidi, en Islandia. Ahí los científicos inyectaron CO2 en una zona de piedras basálticas y provocaron un proceso natural en el que este tipo de rocas reaccionaron con el gas y formaron minerales de carbonato, que se convirtieron en piedra caliza.

El proyecto de Islandia, que comenzó en 2007, ha sido ampliado para enterrar 10 mil toneladas de CO2 al año.

Martin Stute, académico de la Universidad de Columbia y miembro del proyecto Carbfix, explicó que las piedras basálticas que se necesitan son muy comunes en el mundo.

“En el futuro, podríamos pensar en diseñar las plantas energéticas sobre este tipo de suelo, y hay muchos lugares con estas características en el Planeta”, explicó.

Otro de los desafíos del proyecto es la necesidad de grandes cantidades de agua, 25 toneladas por cada tonelada de CO2 enterrado.

Pero Juerg Matter, uno de los científicos que lidera el proyecto, explicó que se puede utilizar agua de mar, con lo que, para poder seguir este procedimiento, simplemente sería necesario establecer las plantas energéticas en zonas de costa.

Un reto inaplazable

La neutralización de las emisiones de carbono es una meta que se debe alcanzar en este siglo, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), para atajar así los peores efectos del cambio climático.

“Hay que alcanzar la neutralización de las emisiones mundiales de carbono entre 2055 y 2070, lo que significa que para entonces las emisiones antropogénicas anuales de CO2 deben reducirse a cero neto a nivel mundial. Debe ser un cero neto, que implica que las emisiones de CO2 restantes se compensen con la misma cantidad de captación de dióxido de carbono, o de emisiones ‘negativas'”, señala el informe.

Reforma