¿Resurgir Azul o grandeza Águila?

Agencia Reforma

Ciudad de México.- Cruz Azul y América chocan hoy en la vuelta de la Final del Apertura 2018 con metas muy distintas, pues mientras La Máquina busca resurgir, las Águilas intentarán colocarse como el club más ganador de Liga MX.
Tras el 0-0 del primero de la serie, La Máquina ahora fungirá como local en el Estadio Azteca, casa que tomó tras vivir casi 22 años en el Estadio Azul, pero lo hace con la misión de despertar de una pesadilla.
Los celestes buscarán terminar con los 21 años sin título de Liga además de desaparecer de una vez por todas los fantasmas que han acarreado en ese tiempo.
Los demonios se acrecentaron justamente al caer con el América hace 5 años y 7 meses, porque tras perder la Final del Clausura 2013, al conjunto cementero se le olvidó siquiera ser protagonista del futbol mexicano.
Si antes de esa caída Cruz Azul había disputado 4 Finales, tras aquel semestre, apenas jugó 3 Liguillas hasta antes de este torneo, viviendo incluso 3 años exiliado de la Fiesta Grande.
Por eso el bullying sobre el club celeste, por eso la recurrente aparición de la palabra “cruzazulear” para referirse a alguna equivocación incluso más allá del deporte, por eso Cruz Azul siendo el actor principal en los memes.
Mientras eso ocurría, las Águilas volaban como protagonistas y todavía sumaron una conquista más, en el Apertura 2014, para alcanzar a Chivas en la cima de los más laureados del campeonato doméstico.
Dos años después, el conjunto azulcrema perdió la ocasión de lograr el título número 13.
Como si eso no fuera suficiente, los 2 equipos también quieren demostrar quién es más dueño del Coloso de Santa Úrsula.
La Máquina está invicta en esa cancha tras 11 partidos, con 9 triunfos por 2 empates, mientras que las Águilas no han caído en 11 apariciones en el Estadio Azteca, incluyendo los 2 empates a cero entre estos clubes, por la Jornada 14 y en la ida de la Final.
¿Quién ostenta esa casa? ¿Quién podrá quitarle el invicto como local en este torneo al acérrimo rival?
Son esas las incógnitas que se despejarán tras 90 minutos donde quizá ninguno se guarde nada, después de que el 0-0 de la ida dejó a más de uno con sabor de boca agridulce.
¿Resurgir o abrirle paso al más ganador de Liga MX?