Apelará Moreira reapertura de proceso

Foto Reforma

Reforma

CDMX.- Luego de que la justicia española reabrirá el proceso por lavado de dinero y vínculo con los Zetas contra Humberto Moreira, la defensa del ex Gobernador de Coahuila afirmó que las diligencias practicadas no se ajustan a derecho y son una grave violación a sus garantías.

En un comunicado, advirtió que recurrirá esa decisión al basarse en una actuación “más que dudosa e irregular” por parte de la Fiscalía de esa nación, a espaldas de la autoridad judicial.

Según un reporte de José María Irujo, del diario El País, el detonante de la reapertura de la investigación es el testimonio de dos testigos en San Antonio, Texas, que señalan al político mexicano en un supuesto blanqueo con sus empresas, según fuentes judiciales.

“Las diligencias que solicita la investigación de la Fiscalía consisten en la ratificación de los testimonios que Héctor Javier Villarreal y Rolando González Treviño habrían prestado en San Antonio (Texas) y que se habrían producido sin intervención de la defensa del señor Moreira”, indicó su representante en un comunicado publicado en la cuenta de Facebook del ex priista.

Aseguró no tener conocimiento de esa toma de declaraciones, por lo que acusó una irregularidad procesal “muy grave y una violación de las más elementales garantías para el afectado”.

Del mismo modo, señaló que ambos testimonios son consecuencia de acuerdos con Estados Unidos y representan una provocación para inculpar al ex Mandatario.

“Debe resaltarse que se trata de dos testimonios sospechosamente producidos por personas que están siendo incentivadas en sus declaraciones como consecuencia de acuerdos espurios con la Fiscalía norteamericana”, sostuvo.

“Estos testimonios no pueden producir efecto en España y son tan sólo una clara provocación con el fin de inculpar a Humberto Moreira con los mismos elementos que ya se valoraron y fueron desestimados en su momento y que sirvieron para decretar el sobreseimiento de la causa que Moreira tuvo abierta en España”.

La defensa consideró que la Fiscalía produce una inmensidad de los daños y perjuicios con su actuación, apuntó, carente de toda credibilidad.

Aseveró que Moreira demostrará la inconsistencia de la solicitud e imputaciones de un supuesto delito de blanqueo de capitales, acreditando hasta el último peso de sus cuentas y el origen lícito del mismo.