Hiel por miel

Por Tomás Setién Fernández

Nada de amores perfectos o lo suficientemente ideales por los siglos de los siglos de algunos jugadores que fueron realmente famosos, y hasta símbolos por parte de la afición mexicana al fútbol profesional de todos los tiempos en torno a la propia Selección Mexicana de Fútbol, volviendo a colocar el dedo en la llaga Javier Hernández el famoso Chicharito, luego de una larga meditación e introspección de sentimientos que colocaron dentro de una muy filosófica entrevista, lo que realmente piensa el mejor goleador de nuestro máximo representativo en una cancha, acerca de sus llamados o las omisiones de convocatoria. llevando por delante su propia figura.
Nada nuevo en realidad lo de los amoríos rotos como pompas de jabones de intensos olores, entre futbolistas y selecciones nacionales aztecas.
Evocando lo sucedido a Alfredo El Capitán Furia Tena, cuyo nombre fue borrado por la propia regencia de la Federación Mexicana de Fútbol de aquella selección mexicana del año del 86, misma que lograse la consecución de un quinto partido en Copas del Mundo, siendo eliminada por su similar de Alemania, en aquella tanda de penales enteramente malditos y malitos para los mexicanos, en juego verificado en la ciudad de Monterrey.
Tena se vio acribillado y fusilado sin mas ni ni mas, pese a que estaba considerado en ese entonces como el mejor zaguero central mexicano, por negarse a utilizar los tachones en sus zapatos futboleros (Tacos), de los que utilizaban los propios seleccionados nacionales, debido a que el tenia un contrato previo con otra empresa o negocio, ajeno a los contratos firmados por la propia FMF.
Alfredo siempre con carácter de hierro. no cedió a la tormenta que se le vino encima y que lo margino de jugar el Mundial de México 86, poniendo por delante su propia dignidad de hombre de palabra de honor, y de máximo respeto, por lo cual no rompió el contrato ajeno a los intereses de la capistotes del fútbol mexicano rentado.
De esa manera Tena solo dentro de lo que fue una gran carrera profesional pudo jugar en una sola Copa del Mundo, aquella de pesadilla celebrada en Argentina 78, en donde el seleccionado mexicano dirigido por José Antonio Roca ocupo el ultimo lugar de la clasificación general, luego de caer ante Túnez tres por uno, Alemania seis por nada y Polonia tres goles por uno.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz