Golpea al olvido

Agencia Reforma

Los golpes de la vida han llevado a Miguel “Bayoneta” Galíndez (Luis Gerardo Méndez), un boxeador retirado, a vivir en una pequeña ciudad finlandesa, alejado de la gloria.
Durante el día trabaja como entrenador en un gimnasio de boxeo y por las noches se echa a beber en la soledad.
No obstante, en una necesidad de redención, volverá a ponerse los guantes, subir al ring y enfrentarse a su gran enemigo: el pasado, en la cinta Bayoneta, de Kyzza Terrazas.
“Cuando Kyzza me ofreció este personaje y este guión, inmediatamente salté porque sentí que era alguien diametralmente opuesto a quien soy yo.
“Soy extremadamente pacífico, creo que nunca había dado un golpe ni nunca lo había recibido… ¡jamás! Ni de niño, ni en la prepa ni borracho. ¡Nunca!”, compartió Méndez.
Para el actor fue una transformación de afuera hacia adentro que comenzó con un entrenamiento físico de cinco meses, en los que contó con el asesoramiento de boxeadores profesionales.
“Sin alcohol, sin cigarros, sin fiestas. Básicamente, todo lo que te da placer en la vida lo tienes que quitar”, recordó.
Para el final del rodaje su percepción del boxeo era distinta, en primera entendió más el deporte y también cómo el box es un escaparate de la marginalidad que viven muchos.
“Entender que no puedes detenerte en una pelea, que no puedes dejar de golpear al oponente, incluso sabiendo que le estás haciendo daño y que lo puedes matar.
“El ring es un lugar donde matar a alguien es legal. Entender eso, bajarlo al cuerpo era importante para mí. (Lo logré) viendo un montón de películas, leyendo bibliografías. Kyzza es un director muy exigente y me mandó un libro que me sirvió mucho”, añadió.
Escrita y dirigida por Terrazas, éste reconoce que no conocía a su protagonista, quien se apropio de principio a fin del personaje a través del cual Bayoneta se mete a las entrañas al mundo del boxeo
“El sólo hecho de sugerirme a ese actor, que para entonces ya había hecho Nosotros los Nobles y estaba un poco en ese tipo de películas, me pareció de entrada muy interesante la posibilidad.
“Igual que la cinta jugaba un poco con este intento de alejarnos de los clichés. Siempre quisimos que el personaje estuviera lejos de todo lo que conociera, en vez de situarla en Estados Unidos, que tal vez era el lugar natural, nos fuimos a Finlandia”, dijo el director.