Ser o no ser

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Casi acariciando una calavera, tal vez de un ser querido o de alguien que se fue a la fosa común, Javier Hernández Alias El Chicharito se puso eminentemente filosófico, declamando el ser o no ser en relación a su carrera profesional, en donde ya determino que alcanzo grandes metas y satisfacciones, con muchos mareos por delante, razón por lo cual esta dentro de sus planes mas inmediatos el declamar lo positivo y negativo, asemejando al propio Hamlet bautizado por Shakespeare, sobre todo dentro de relación a seguir siendo miembro de la propia Selección Mexicana de Futbol.
Con muchas cosas positivas que contar y sobre todo guardar en el recuerdo, desde su salida del club que lo hizo debutar profesionalmente o sea el del Guadalajara, para encontrar una muy buena proyección a nivel internacional, habiendo vestido los uniformes del Manchester United, Real Madrid, Bayern Leverkusen y West Ham United con sus alzas y bajas, destacando sobre todo con el equipo mártir por excelencia del Manchester, agradeciendo a todos aquellos que lo han apoyado en las duras y en las maduras, e ignorando a los que han colocado piedras y malas vibras en su camino, llevando inclusive al cabo una introspección de actos dentro, y sobre todo fuera de la cancha, Javier asumió la posición de un tipo sabio habiendo cumplido este año, el pasado primero de junio los treinta años de edad, que según los muy enterados en las reacciones de los seres humanos para bien o para mal, es cuando realmente se piensa seriamente en el futuro inmediato, mandando a freír espárragos a la propia juventud.
Pareciendo inclusive el Chicharito a romper relaciones para siempre con la Selección Mexicana de Futbol. habiéndose sabido que sus relaciones con la propia Federación Mexicana de ese deporte no son lo realmente correctas, por culpa de una negativa del jugador a aparecer en un promocional para una firma comercial antes del Mundial de Rusia, Javier en su ser o no ser ha terminado ya por pintar la raya ante el máximo representativo azteca en una cancha de futbol en el mundo, suponiéndose que ya la que parecía eterna luna de miel se ha transformado en hiel, y en el principio de una rotura definitiva.
Por lo pronto el que todavía ostenta el titulo de máximo goleador en la historia de la Selección Mexicana de balompié, con 50 anotaciones, ni sufre ni se congoja ante la falta de atención y de llamados a poblar la selección azteca, en el final de un año difícil para él, pudiéndose marcar el adiós definitivo a vestir la casaca nacional de un gran elemento.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz