Un crimen anunciado

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Lucía Priego De Magaña

Según algunos tratados de psicología, la memoria tiene cuatro funciones básicas que son: Adquisición, Retención, Reconocimiento y Recuerdo. Este 17/Oct/ 2018 mi mente reaccionó con enorme tristeza y llanto contenido, ante la impresionante fotografía publicada en “El Mundo de Córdoba” cuyo título dice: “Enferma el Río Seco”.
Al instante, afloró el recuerdo de mis experiencias infantiles, cuando un grupo de chiquillos (as) acompañados de una mamá, realizábamos periódicas excursiones al Río Seco a la altura de “Puente de Fierro”, para llegar a este hermoso paraje, atravesábamos caminos sinuosos y durante el recorrido cortábamos guayabas, naranjas y pomarrosas, que hacían las delicias a nuestro paladar infantil; en la ribera del Río cazábamos mariposas de fascinantes colores, entre ellas, las más apreciadas: la monarca y la 88, en cuyas alas azul oceánico, está impreso en color negro intenso, el número 88.
Al llegar al Río, correr a refrescarse en sus diáfanas aguas, chapotear, jugar guerritas acuáticas y con buena suerte pescar diminutos peces, también era un goce especial, recoger piedras seleccionadas para nuestra colección particular y después… a comer pambazos con frijoles y queso (los más deliciosos que he disfrutado en mi vida) acompañados de agua de limón.
Hoy, el Río Seco pide auxilio, anuncia un crimen colectivo, que la inconsciencia de los seres humanos(?) que habitamos en los Municipios de Córdoba, Amatlán, Yanga, Cuitláhuac, etc., estamos cometiendo un crimen ecológico, arrojando a su cauce, deshechos plásticos, industriales, sustancias tóxicas, animales muertos y personas mutiladas.
Estamos causando un daño muy transcendental y permanente por no respetar las Leyes de la naturaleza. ?Urge ya! Rescatar al Río Seco, que pide auxilio, agoniza y muere poco a poco y anuncia con su negra pestilencia que estamos cometiendo un crimen colectivo.
Son las autoridades correspondientes y los ciudadanos sensibles y comprometidos quienes habrán de lograr rescatar, renacer y transfigurar el ecosistema, para que la biodiversidad regrese a recuperar la capacidad regenerativa de esta incomparable región.