Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 12:15-21

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “Eviten toda clase de avaricias, porque la vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posea”.
Después les propuso esta parábola: “Un hombre rico tuvo una gran cosecha y se puso a pensar: ‘¿Qué haré, porque no tengo ya en dónde almacenar la cosecha?. Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes para guardar ahí mi cosecha y todo lo que tengo. Entonces podré decirme: Ya tienes bienes acumulados para muchos años; descansa, come, bebe y date a la buena vida‘. Pero Dios le dijo: ‘¡Insensato¡. Esta misma noche vas a morir. ¿Para quién serán todos tus bienes?’. Lo mismo le pasa al que amontona riquezas para sí mismo y no se hace rico de lo que vale ante Dios”.

Palabra del Señor.

Germán Alpuche San Miguel
El Evangelio de Hoy
[email protected]

En alguna parte las Sagradas Escrituras señalan que “la raíz de todos los males es el afán de las riquezas”, ciertamente es una gran tentación para todos el poseer bienes o dinero que representan seguridad. Es la aparente seguridad que el dinero proporciona lo que nos hace afanarnos, condicionar nuestra misma escala de valores.
Es triste constatar la cantidad de familiares que ante las herencias entran en fuertes discordias, los robos, la pornografía, los bares, la corrupción política y de algunos servidores públicos, todo ello tiene su raíz en la avaricia.
Los pobres anhelan el dinero y piensan que si lo tuvieran serían felices por lo que no disfrutan las cosas valiosas de su presente; por otra parte, los que tienen más bienes y una seguridad en ello, muchas veces viven angustiados por el riesgo de perderlos, se afanan acrecentando sus riquezas, preocupados por el futuro, pensando que aquellos bienes significan felicidad para sus hijos, y no aprovechan para vivir el presente y sembrar en sus hijos verdaderos valores, el auténtico sentido de la vida.
Por ello pregúntate con sinceridad, ¿qué tan importantes son los bienes para ti?¿Cuál es tu riqueza?.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz