Pasear y jugar.

Por Tomás Setién Fernández.
Pues al paso en que van Pumas y Chivas con tantos duelos, pronto se volverán compadres de a grado, o hermanitos de sangre (¡fuchi!), abundando claro esta los choques oficiales en donde el equipo de la UNAM se arranco la costra de 36 años sin vencer al Guadalajara tanto en Liga como en Copa, sin dejar de resumir los juegos amistosos, en donde a la menor provocación las alineaciones de uno y otro bando huelen a Gerber y a chupones enmielados, lo cierto fue que en juegos de pasear ahora y ganar después, por fin el cuadro de la Perla de Occidente se sacudió un poco lo que ya parecía paternidad universitaria, que conste en juegos oficiales, de esos que marcan gloria o escarnio a los equipos, doblegando a un cuadro puma que realmente pareció ensalada rusa consumida en San José California, venciendo los tapatios al grito pelón de que algo es mejor que nada, por dos goles contra cero.
Buenas intenciones tanto de David Patiño el técnico universitario que por momentos se tropieza hasta con la cáscara de una naranja, para luego caminar firme en la cuerda floja llevando abajo el rugido de las propias Cataratas del Níagara, como de José Saturnino Cardozo, el que en estos momentos en el torneo de Apertura 2018 tiene las manos vacías por culpa de los dorados y azules que los eliminaron en el torneo de Copa y después de vencerlos la semana pasada otra vez en casa oliendo a tequila vertido sobre el piso, los mandaron a la parte baja de la Tabla de Posiciones, haciendo jugar a jovencitos que ni de chiste serian lanzados a los leones en plena recta final del torneo mexicano.
Por ejemplo en el Guadalajara brillo Edson Torres que aquí entre nos se ha convertido en una especie de verdugo de los Pumas, tanto en fuerzas básicas como en choques amistosos, recordando el triunfo Chiva sobre la UNAM en la categoría Sub 20, habiendo brillado intensamente el nacido en la Perla de Occidente precisamente hace 20 años.
Mas a esperar tranquilos y sin sobresaltos, o saltos de canguro, lo que nos traerá el torneo de Apertura en un dramático cierre, en donde quitando al Atlas, Veracruz y Lobos, todos pueden campeonar o mínimo meterse a la gran fiesta.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz