Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 11:15-20

En aquel tiempo, cuando Jesús expulsó a un demonio, algunos dijeron: “Este expulsa a los demonios con el poder de Satanás, el príncipe de los demonios”. Otros, para ponerlo a prueba, le pedían una señal milagrosa.
Pero Jesús, que conocía sus malas intenciones, les dijo: “Todo reino dividido por luchas internas va a la ruina y se derrumba casa por casa. Si Satanás también está dividido contra sí mismo, ¿cómo mantendrá su reino?. Ustedes dicen que yo arrojo a los demonios con el poder de Satanás. Entonces, ¿con el poder de quién lo arrojan los hijos de ustedes?. Por eso, ellos mismos serán sus jueces. Pero si yo arrojo a los demonios por el poder del Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el Reino de Dios”.

Palabra del Señor.

Comentario de Luis Germán Alpuche San Miguel,
del Oratorio de San Felipe Neri.
[email protected]

Jesús tiene poder para expulsas a los demonios que atormentan la vida de los hombres, puede hacer que en la familia desaparezca ese espíritu de rencor y orgullo que impide la unidad, que sea expulsado ese demonio de resentimiento contra quien en el pasado te ofendió, ese demonio de lujuria que te esclaviza a la pornografía o que te tiene atado a algún vicio o pecado. Jesús es el más fuerte, viene con poder para arrojar de nuestro mundo al demonio y sus esclavitudes que pisotean la dignidad de nuestros jóvenes.
Solo existe un problema, la incredulidad, el cerrarse a la obra de Dios, el no permitir que el Reinado de Dios sea una realidad en tu vida. No pidas “pruebitas milagrosas”, sino que pon tu vida en la voluntad de Dios. No seas de esas personas que viven espantadas, escuchando ruidos extraños en sus casas, con miedos ante supuestos embrujos, apoyados en amuletos y brujerías, pero que no se apoyan nunca en Dios aunque lo tengan en la boca.
Si en tu vida hay algo que sabes que se opone a la voluntad de Dios, apártate de ello, porque el reino de Dios está cerca y si no tienes la vida y el corazón bien dispuesto pasará de largo y tu vida seguirá estando sin sentido. Date la oportunidad de experimentar la paz de Dios reinando en tu vida, no hagas alianza con tus demonios y pecados. Únete a Jesús el más fuerte.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz