El alumno y el maestro

Gabriel Quintana
« Toque de sacrificio »
Ha sido una larga temporada en la que culminó la fase regular, el Juego de Comodín y las Series Divisionales. Sólo cuatro se mantienen con vida. Cada uno aprovechando sus argumentos por lo que ahora es sólo cuestión de cuatro equipos, definir al campeón de las Grandes Ligas en este siempre apasionante mes de octubre.
En la Liga Americana tremendos equipos que se toparán en la Serie de Campeonato, el todavía rey de la MLB, Astros de Houston ante los Medias Rojas de Boston que consiguieron el mejor récord de las Mayores. Dos titanes que supieron ganar su anterior serie con autoridad y que ahora llegarán con el suficiente descanso para que no haya pretexto alguno de que clasificaron en condiciones desfavorables.
Los Astros una máquina de generar carreras pero sobre todo de tirar strikes, de agotar a los bateadores rivales y de jugar probablemente el beisbol más inteligente de los últimos años. Llegan a esta instancia en mejores condiciones que el año anterior, tomando en cuenta que Gerrit Cole se sumó a este equipo que ya era contendiente y que ahora es a mi parecer el claro favorito para ganar la Serie de Campeonato y posteriormente la Serie Mundial.
Pero no hay que adelantar tiempos, ya que enfrenten tendrán a un equipo como los Medias Rojas de Boston, que vienen motivados tras dejar en el camino al peor de sus enemigos, y de disipar las dudas que se habían generado en torno a su cierre de temporada a medio gas.
Los Patirrojo humillaron a su rival, Brock Hall completó el ciclo y de paso la artillería fabricó 16 carreras. Boston aprovechó lo endeble que lució la rotación de los neoyorquinos, ya que sólo Tanaka fue capaz de comportarse a la altura de las expectativas. Pero con Houston la situación es distinta; sus nuevos rivales cuentan con Justin Verlander un as que se crece en la postemporada, un Gerrit Cole que cumplió con la etiqueta de refuerzo y un Dallas Keuchel que se encuentra bajo su último año de contrato con los Astros por lo que seguramente intentará salir por la puerta grande, lo que le garantizará un jugoso contrato con alguna otra organización.
Será una serie que seguramente se definirá en seis o siete encuentros. Alumno contra maestro, ya que A.J. Hinch tuvo a Alex Cora como su coach en la temporada del 2017 cuando precisamente los Astros ganaron la Serie Mundial. Las esperanzas de los Medias Rojas estarán depositadas en el zurdo Chris Sale quien está confirmado para el primero de la serie y seguramente para el cuarto del mismo y de los batazos a la hora cero de JD Martínez.

Viejo Circuito

En tanto en la Liga Nacional el panorama parece ser más claro. El rival a vencer son los Dodgers de Los Ángeles, que tendrán al veterano Clayton Kershaw como el principal guía para ganar dos de los juegos en los que seguramente verá acción. Hyun Jin Ryu y Walker Buehler completan esta rotación que promete acabar la serie en cinco o seis encuentros. Sin olvidar a la tremenda artillería encabezada por Justin Turner, Yasiel Puig y por supuesto Manny Machado.
Su rival será un inspirado equipo de los Cerveceros de Milwaukee, que viene de clasificar de forma heroica y de aprovechar esa inercia que atraviesan peloteros como Christian Yelich y que la presión estará en los Dodgers quienes ya llevan varias campañas sin poder finiquitar el título de la Serie Mundial.
Para los Cerveceros no hay nada que perder y su bullpen jugará a un parte fundamental en esta serie, ya que deberán cumplir con la misión de respaldar a los abridores en los momentos apremiantes que seguro vivirán en el Dodger Stadium. Por cierto Josh Hader su cerrador es todo un espectáculo arriba del montículo y su manager Craig Counsell no se anda con rodeos al momento de jugar la denominada “pelota pequeña”.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz