55 aniversario de El Mundo de Orizaba

Jesús Victor García

Los que participamos de hace tiempo en el proyecto periodístico de Diario El Mundo, hoy estamos de fiesta. Nuestro Diario cumplió el día dos de octubre, 55 años de existencia. Significa que ha alcanzado superar el medio siglo, no sin escollos y siempre teniendo en mente a sus lectores.
No cualquier periódico cumple tantos años. Muchos lo hacen burocratizados y sin ninguna transcendencia comunitaria. El caso de Diario el Mundo, es diferente y su labor encomiable. Por supuesto que le hacen falta algunos cambios, ¿a quién no le hace falta cambiar para mejorar?, que si lo desea podrá hacer en su beneficio.
Por ejemplo, dedicar un par de páginas a la sección editorial y de opinión que la ciudadanía necesita para orientar sus criterios en tiempos de transición generacional, páginas permanentes que encuadren la seriedad de los temas.
Desde hace muchos años conozco al Mundo de Orizaba, desde que estaba frente a los Almacenes Blanco (hoy Soriana -centro). Entonces, la redacción era muy sencilla divididos los espacios por algunos cristales empotrados sobre madera. Los escritorios eran rústicos y los espacios muy pequeños. Ahí, en clásicas máquinas de escribir tecleaban los reporteros de la época. Orizaba era, en ese tiempo costumbrista, conservadora, ahora es multifacética, crítica y en cierto modo atrevida en su pensamiento político liberal.
Los tiempos y las personas cambian y con ellos Diario el Mundo. Ahora, en mi punto de vista, el periódico es más analítico, puntual y eficiente en la información. Ojalá pudiera mejorar algunas cosas. Como tener un correo del lector, y ampliar la sección de cultura, educación, libros y publique, semana a semana la historia del movimiento obrero independiente de la región y las luchas populares, que muchos no conocen y han sido soporte de los municipios.
Hace falta profundizar al lector en los asuntos de los gobiernos municipales, los presupuestos, la transparencia y rendición de cuentas, la justicia vecinal, las políticas de desarrollo económico, con el fin de construir, desde el periodismo regional, las bases que formen conciencia objetiva de la vida pública. El periodismo moderno debe empoderar a los ciudadanos ante los asuntos de gobierno, no solo ofertar noticias dispersas. El periodismo contemporáneo debe combatir el pensamiento mítico y las fantasías de la clase media y proletaria con argumentos racionales y convincentes.
La nota roja puede, quizás, circunscribirse a una sola página, con fotos moderadas, en una sección que recoja los asuntos de policía y justicia.
De todos modos, se incorporen o no nuestras utopías de mejora, Diario El Mundo seguirá siendo nuestro Mundo a Diario. Felicidades a todos los que hacen posible leer las noticias y los análisis cada mañana, felicidades a sus diversas directoras y directores que ha tenido, a los voceadores de calle y vendedores de estanquillo que día a día se esmeran en exponerlo en sus casetas, a los que cierran edición en la madrugada.
Felicidades a los ejecutivos, vigilantes, choferes, promotores, secretarias y reporteros. También felicitamos a sus críticos (los hay en todos lugares y todos los tiempos), a los que no les gusta se difundan y analicen temas adversos a sus intereses de grupo, ideología y poder, porque sus réplicas e inconformidades, han hecho madurar una empresa que ha alcanzado la edad adulta.
55 años no los cumple cualquier periódico, Diario el Mundo lo ha hecho… ¡Felicidades a todos y a comer sabroso pastel con un buen vaso de sidra!

*Politólogo (UNAM, BUAP). Catedrático
e Investigador.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz