Imperfecciones

Tomas Setién Fernández
A Manera de Comentario

No es indio el que no se venga ni tampoco necaxista, y los rayos hidrocálidos pronto muy pronto tomaron revancha y venganza de lo ocurrido en la cancha de Ciudad Universitaria, para ser mas precisos del búnker México 68, durante la segunda fecha del torneo de apertura 2018 en donde salieron vencidos y goleados por los Pumas cinco goles por tres, más ahora en los asuntos de la Copa (rota para muchos equipos considerados grandes) les llegó la vendetta, facilitándoseles el hecho tras ver convertido al actual equipo invicto en el torneo de liga, asemejando como en tiempos de pesadillas para la UNAM, a una pandilla de gatos de cierto peluche, y mucho de la calle y de las azotes, por lo cual se entendió a la perfección la derrota Puma mandando a descansar a casi todo su cuadro titular. con excepción del zaguero central el español Alejandro Arribas y el artillero Mora.
Y si a eso le sumamos los sufrimientos que arrastro el equipo de las Águilas en su viaje a Culiacán para sacar un punto tinto en sangre, también como en el caso de los Pumas mandando a sus aun polluelos a afrontar a uno de los escuadrones grandes de la ninguneada Liga de Ascenso, pues a continuar contemplando el torneo de Copa MX, como una sesión de entrenamiento mas de tantos y tantos equipos, que poblando la máxima división con la cual cuenta el balompié mexicano rentado, ven dicho torneo como algo menor en muchos casos a la celebración de los cotejos preliminares, que servían para comenzar a darle cuerda al espectáculo.
Eso sí la derrota de Pumas y el empate del América sirve para reabrir el voluminoso baúl de las imperfecciones, con las cuales cuentan la mayoría de los escuadrones militantes en la Primera Nacional, que tras comienzos huracanados, poco a poco se ven como simples modelos de una brisa suave, que luego se transforma en nada, ante lo cual las directivas pumas y azul cremas no pueden simplemente dar la espalda ante ese par de hechos nada glorificadores, en los caminos que ya parecían, para los que creen que la luna es de queso y por las promesas de políticos en la cumbre, libres de toda clase de piedras y de obstáculos.
Y a acostumbrarse a seguir contemplando viciosos de cualquier clase de triunfos, así se den sobre barras ínfimas, y de abstemios aburridos, o prepotentes, que suponen que con buenos cuadros.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz