En la sección de sociales

Rubén Calatayud

Nunca fui socialité en mi vida. Invitado a banquetes, reuniones y cenas sí asistí a algunas. Me chocaba tener que ir a los bailes y no aprendí nada de eso. Para acabar de pronto, siempre me chocó la numerosa vida social de Córdoba; así, tuve pocas relaciones públicas y me reduje a la diaria amistad con Alfonso Salmerón Osorio, el señor Pepe Lavielle, Antonio Chaín Haasam y otros y nos gastábamos las suelas de los zapatos dándole vueltas al parque, terminando después en las banquetas hasta la una de la mañana.
El día 6 de este agosto me detuve a echar un vistazo a la sección de este diario por casualidad y me encontré con agradables sorpresas que relataré:
Alejandro Baizabal Jiménez ha tenido bajo su dirección el Grupo Escolar Cervantes que iniciaron los maestros Bargé, Luis Navarrete, Parrilla y algún otro, todos refugiados españoles muy bien preparados, como son todos los que han estudiado en su país. Habiendo cerrado sus puertas las escuelas del Profesor Gustavo Rincón y del maestro Gándara, sus alumnos se pasaron unos a la Cantonal, como Pepe Balmori y Juan Scully y otros a Orizaba a colegios particulares.
En 1937 fui a la Esbao, éramos 82 en primer año, ya en segundo y tercero nuestro grupo bajó a veintitrés el alumnado de secundaria y preparatoria era de menos de 500 muchachos. Ya en 1966 había entre oficiales y particulares 15 secundarias y prepas.
Actualmente habrá más colegios de educación superior, inclusive universidades. Se nota con ello la preocupación familiar de dejar a sus hijos la herencia más valiosa que es la instrucción superior de sus hijos, que tiene un alto costo en México, en Puebla y en Xalapa.
Aparece también en El Mundo que se anuncia la apertura de inscripciones en la escuela José María Mena Sosa que fundó el profesor Francisco Nieves Navarro, una foto en Sociales se observa un grupo de alumnos.
Ambos colegios particulares antes mencionados tienen un ganado prestigio, como en Orizaba el Instituto Tecnológico oficial, con muy buenos maestros.
El problema de universidades y tecnológicos oficiales y particulares es muy grande: no hay catedráticos generalmente de buena calidad. Todavía López Obrador tiene el propósito de fundar nuevas de esas instituciones en muchas partes del país, ¿con qué maestros?
Por ahora lo importante es que muchos mexicanos se han dado cuenta que el que no estudia no avanza y los colegios ya están abarrotados.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz