Lectura del santo Evangelio según san Mateo 5:20-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el Reino de los cielos.
Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo.
Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda.
Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel, Te aseguro que no saldrás de ahí hasta que hayas pagado el último centavo”.

Palabra del Señor.

Los cristianos estamos llamados a reproducir con nuestra vida el amor y la santidad de Dios, esto se ha de ver reflejado en nuestro trato con los demás, con los hermanos de la fe. Pues en el Reino de Dios por encima de los vínculos de sangre, se posee en vínculo más fuerte que es el de la fe, pues Cristo con su sangre nos ha rescatado de la muerte y el pecado, y nos ha hecho a todos los cristianos hermanos, familia de Dios. De ahí el porqué es tan grave el insultar o despreciar a otro cristiano, puesto que es mi hermano en Jesucristo.
Es tan fuerte el vínculo de la fe que si quieres presentar tus oraciones y ofrendas a Dios para que sean gratas a él tienes que se presentadas en comunión con los hermanos. Porque con las divisiones, los resentimientos, estás rompiendo algo fundamental en tu misión como cristiano que es la comunión. Si tienes alguna división con alguien Dios te invita a reconciliarte y perdonar, no se puede estar en comunión con Dios y peleado con el hermano.

Germán Alpuche San Miguel
El Evangelio de Hoy
[email protected]

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz