¡México existe!

Tomás Setién Fernández
A Manera de Comentario

Antes de aquel primer punto obtenido en Mundiales, ante País de Gales, con el gol del inolvidable Flaco Jaime Belmonte, y sobre todo del inicial éxito en las participaciones de la Selección Mexicana en Copas del Mundo de futbol, venciendo a su similar de Checoslovaquia que a la postre seria subcampeón en el campeonato del Mundo verificado en Santiago de Chile en 1962, el futbol mexicano apareció en todas partes del globo terráqueo tras aquel triunfo logrado en la cancha de Ciudad Universitaria, cuando pensar en la construcción del estadio Azteca era un sueño guajiro, venciendo dos goles por uno al seleccionado de Inglaterra, que en el año de 1959, era una verdadera potencia del cuero y sus derivados, apareciendo por fin nuestro fútbol a nivel internacional de primera linea, luego de que no se le encontraba ni siquiera con aquella lupa maravillosa y llena de tinta de Sherlock Holmes, acompañado del Doctor Watson.
Detrás de un juego amistoso que hizo llenar de bote en bote el estadio de Ciudad Universitaria (C.U.) y ante una lid memorable, los mexicanos viniendo de atrás en el marcador ante los orgullosos y soberbios súbditos de Isabel, terminarían ganando dos goles por uno, provocando por fin su presencia en el mundo del balompié rentado, cuando en el continente americano, y sobre todo el europeo, nuestro futbol solo era visto como una especie de arte circense montados nuestros futbolistas queridos sobre un león hambriento.
Quedando fijo aquel 24 de mayo del año del 59 dentro de un partido épico y memorable, abriendo el marcador los ingleses en el minuto catorce por conducto de Kevan, tras recibir un medido pase del entonces jugador sensación del equipo de la rosa Charlton, todavía con bastante pelo sobre su cabeza de gran jugador.
Nuestra Selección empataría tras el gol de testa de Juan Bosco, aquel defensa central del equipo América que se partía el alma juego a juego, anotando el tanto del triunfo Salvador Reyes, teniendo una actuación cumbre en la portería Antonio Carbajal.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz