¿Qué es Ser Mamá?: Invitación para una Reflexión

¿Qué es Ser Mamá?: Invitación para una Reflexión

Psic. César Sinhué Gómez
[email protected]
Columnista invitado

El esbozar una imagen de la Madre y maternidad en México, nos obliga a abordar muchos tópicos constitutivos en la edificación de la personalidad de un niño/a, pero también en el asumir la femineidad de esa mujer, que al ser madre no deja de ser mujer, sin olvidar el papel fundamental que representa la intervención del padre en la estructuración psíquica y psicológica de estos tres. Es sabido que la estructura de la familia en la actualidad se ha modificado de forma acelerada en beneficio de la adquisición de estatus sociales, económicos, políticos e ideológicos afectando considerablemente la solides de los vínculos afectivos plasmados y transmitidos a todo ser humano, convirtiéndolos en relaciones precarias y líquidas como lo menciona Baumann y Colette Soler.
“La Función Materna”, la entendemos como la serie de atenciones, cuidados físicos, expresiones y palabras dirigidas y requeridas al bebé con motivo de protegerlo y salva guardar su integridad y seguridad futura, aunque “La Función Materna”, no se limita solo a esta posición, sino que va más allá, representando aspectos fundamentales en la estructura de la personalidad de todo niño, como es la transmisión de los primeros modelos de amor, sociedad y formas de relacionarse con los otros, así como también, la transmisión de seguridad, confianza en sí mismo, y la delimitación de la imagen corporal del niño, esto es que, mediante las caricias y atenciones de la madre, el niño identificará y concientizará que la persona que lo atiende es una persona diferente a él, permitiéndole unificar e identificar su cuerpo como un nuevo “yo” que comprende el mundo que le rodea y logra una identidad.
Es de suma importancia mencionar que “La Función Materna”, implica más elementos que los mencionados, debido a que desde el lugar “Madre-Mujer”, esta transmite al niño las primeras nociones del vínculo amoroso y que le determinará en su vida adulta. Entendemos pues, que el vínculo amoroso debe constituirse en el deseo de la madre por habilitar al padre también como una figura amorosa para el niño, apuntalando la comprensión de la función paterna en él. Este habilitar de la mujer-madre, permite en primera instancia, el colocarse como una mujer deseante, que no por ser madre deja de ser mujer, permitiendo con esto la concientización en el niño de que otras figuras también le pueden amar y desear, y formular así, su propio deseo. La habilitación de esta instancia entre padre, madre y niño, abrirá las puertas para relacionarse de forma sana y placentera en sus relaciones interpersonales, de no lograrse esta habilitación, el niño se caracterizará por dependencias emocionales con la madre aun en su vida adulta, lo que ocasionará serios problemas de su personalidad y parejas futuras, a esto le llamamos, Edipo patológico. Es por ello que la “Función Materna” y “La Función Paterna”, son indispensables y fundamentales en la estructuración de todo individuo y chico. Es Posible… ¿Hablamos?

Contacto
Psic. César Sinhué Gómez
Terapia Psicoanalítica
Niños, Adolescentes, Adultos y Parejas
facebook.com/InvestigacionesCientificasYPsicoterapia
Web-Blog:
http://incientificasypsicoterapia.blogspot.mx/
e-mail: [email protected]