Mamá sangrienta

Tomás Setién Fernández

Madres con ametralladoras solo las puede dar el cine gringo, existiendo un par de filmes dentro del género del arrullo con balas de progenitoras a sus hijos más queridos, sobre cunas improbables llenas de whisky de dudosa procedencia.
Inaugurando el género la cinta Mamá Sangrienta, dirigida por Roger Colman (1970), llevando en el estelar a Shelley Winters, siendo la jefa de un hogar formando una pandilla con sus hijos, destacando entre todos ellos el trabajo histriónico de Robert De Niro, huyendo de la pobreza, para formar un imperio de violencia, muerte y sadismo, siendo considerada esta película como clave en el género de las madres violentas.
Un año después se estrenaría la cinta La Pandilla Grissom, joya del cine negro y policiaco, dirigida por el maestro de la violencia y las historias sui generis Robert Aldrich, siendo ahora la madre con ametralladora al calce otra gran actriz, Kim Darby, dando la bendición diabólica a sus hijos, entre ellos los estupendos actores Scott Wilson y Tony Musante, viviéndose una extraña historia de amor en donde el ultimo de sus hijos vivos (Scott Wilson), muere acribillado por la policía, en los brazos de su amante, una mujer que previamente había sido secuestrada por la terrible Pandilla.
Es más, hasta Doña Sara García, madre bondadosa en muchas de sus cintas, protagonizó como mujer investigadora de crímenes y delitos el serial de Con el Dedo en el Gatillo, dirigida quien lo diría por el notable hombre de letras Luis Spota en el año de 1958, y hasta la actriz española Prudencia Griffel imito a Sherlock Holmes en la cinta titulada Pepito y el Monstruo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz